La moringa (Moringa oleifera) es una planta oriunda de la India y cargada de nutrientes beneficiosos para la salud. Existen numerosísimas referencias históricas (incluso en el Libro egipcio de los muertos) que describen las múltiples propiedades del que todavía hoy se conoce como el “árbol de la vida”.

No obstante, ese reconocimiento histórico, hoy validado por las investigaciones científicas, ha derivado en un enorme comercio ilícito de plantas con hojas similares a las de la moringa, pero que en realidad son meras imitaciones.

He aquí otra buena razón por la que haría bien un cultivar en casa este “árbol milagroso”, asegurándose así de que consume el original, con todas sus propiedades: es un potente estimulante natural y desintoxicante, además de analgésico, antibacteriano, antienvejecimiento, estimulador del sistema inmunitario y regulador del sistema nervioso, así como de la glucosa en sangre.