Las personas que padecen parálisis muscular y no pueden comunicarse, como ocurre en caso de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), de síndrome de enclaustramiento o de distrofia muscular, están más cerca de conseguirlo gracias al desarrollo de un novedoso sistema de comunicación: el UMA-BCI Speller(1). Lo que hace es interpretar los impulsos cerebrales que se producen ante estímulos visuales concretos y luego los “traduce” para escribir esas ideas (o emitirlas por audio), permitiendo que el paciente pueda comunicarse.

Ya existen sistemas que cumplen este mismo objetivo, pero la novedad del UMA-BCI reside en su sencillez de uso, al ser mucho más intuitivo (se puede usar incluso sin conocimientos previos, frente a otros que a veces requieren meses de aprendizaje).

Al contar con texto predictivo, por ejemplo, el paciente solo necesita mirar la primera letra de la palabra que desee decir, sin necesidad de escribirla entera. Y también puede utilizar pictogramas que representan acciones habituales (tener hambre, sed, sueño…), lo que contribuye a que la comunicación sea más fluida.

El proyecto continúa en desarrollo y ahora se encuentra en una fase crucial: la de abaratar los costes para que el sistema no supere los 1.000 euros (los primeros prototipos alcanzaban los 30.000 euros) y que así llegue a la mayor cantidad de pacientes posible.

Fuentes:

  1. Francisco Velasco-Álvarez, Salvador Sancha-Ros, Esther García-Garaluz et al.: “UMA-BCI Speller: An easily configurable P300 speller tool for end users”. Computer Methods and Programs in Biomedicine. 2019.