Un estudio ha confirmado que la ingesta de alimentos ricos en flavonoides (cacao, arándanos, vino…) contribuye al mantenimiento del peso durante la edad adulta, por lo que podrían incluirse en las recomendaciones dietéticas para la prevención de la obesidad.

Para ello se reclutaron a más de 120.000 hombres y mujeres a los que se les realizó un seguimiento para comprobar si la ingesta de las diversas subclases de flavonoides (flavonoles, flavonas, flavan-3-oles, antocianinas y polímeros de flavonoides) podía asociarse con el control de su peso a lo largo de los años.

Lo interesante del estudio es que duró 25 años (desde 1986 hasta 2011), tiempo en el que se realizaron pruebas de control de peso cada cuatro años. De este modo pudieron confirmarse mejor los beneficios de la ingesta de flavonoides para el mantenimiento del peso, con independencia de otros factores relacionados con el estilo de vida de los participantes, su estado de salud y la actividad física que realizaban.

Otros alimentos que contiene flavonoides son, por ejemplo, las espinacas, el chocolate amargo, los frutos secos, la soja o el té, y en general las frutas y verduras de tonos rojos, amarillos o naranjas: manzanas, ciruelas, fresas, naranjas…

Fuente: Bertoia ML, Rimm EB, Mukamal KJ, Hu FB, Willett WC, Cassidy A: “Dietary flavonoid intake and weight maintenance: three prospective cohorts of 124,086 US men and women followed for up to 24 years”. BMJ. 2016 Jan 28;352:i17. doi: 10.1136/bmj.i17.