¡Cuidado! El peligro insospechado de meter el dedo en la nariz

Compartir

¡Cuidado con meter el dedo en la nariz! Se ha demostrado que con esta acción algunas bacterias pueden atacar el sistema nervioso.

¿Puede la fea costumbre de meter el dedo en la nariz provocar demencia o alzhéimer?

No es un chiste, la respuesta es sí.

La razón está en que los nervios que se extienden entre la cavidad nasal y el cerebro constituyen vías de invasión para virus y bacterias como la Chlamydia pneumoniae, que puede invadir rápidamente el sistema nervioso central (SNC).

Lo de meter el dedo en la nariz puede ser algo así como un pecado venial de la infancia. Lo que pocas personas habrán imaginado son las consecuencias de tal acto. La Chlamydia pneumoniae es un patógeno del tracto respiratorio pero también puede infectar el sistema nervioso central y más si le ayudamos con meter el dedo.

El vínculo entre la infección del SNC por la citada bacteria y la demencia se ha vuelto cada vez más evidente. De momento, dichos indicios se han documentado en ratones, según un estudio publicado en Nature. (1)

Esta bacteria causa neumonía, dolor de garganta, infecciones de oído, sinusitis y otros problemas relacionados con los senos nasales. Puede propagarse a través de gotitas respiratorias y viajar de huésped a huésped a través del aire, y también al meterse el dedo en la nariz.

La C. pneumoniae puede infectar los nervios olfatorios y trigémino, el bulbo olfatorio y lo que es peor: el cerebro. Y eso ocurre dentro de las 72 primeras horas, bastante rápido, según confirman estos investigadores.

La infección por la bacteria que nos ocupa también provocó, como concluye el citado trabajo científico, la desregulación de vías clave involucradas en el desarrollo del alzhéimer. Y eso ocurre entre 7 y 28 días después de la infección.

En resumen, los nervios que se extienden entre la cavidad nasal y el cerebro constituyen vías de invasión por las que C. pneumoniae puede invadir rápidamente el SNC. Es aconsejable por tanto hacer una revisión crítica de ciertas viejas costumbres… ¡como hurgarse la nariz con el dedo! Evitaremos así que las bacterias viajen directamente al cerebro.

No es por meter miedo, que ya estamos un poco saturados de pandemias, epidemias, virus y bacterias, pero la ameba devoradora de cerebros (Naegleria fowleri), muy rara pero mortal, entre otras bacterias peligrosas, también entra en el cuerpo y causa daños a través de esta vía.

La buena noticia es que el cuerpo tiene algunos mecanismos incorporados para evitar que la bacteria entre en el cerebro, como los pelos y la mucosidad de la nariz que sirven de barrera natural. Pero si se hurga crea problemas a este mecanismo defensor.

No pongamos problemas al sistema inmune.

Fuentes

(1) Anu Chacko, Ali Delbaz, Heidi Walkden, Chlamydia pneumoniae can infect the central nervous system via the olfactory and trigeminal nerves and contributes to Alzheimer’s disease risk, Scientific Reports, febrero de 2022.


Comentarios 0 comentarios