Las actuales terapias aplicadas para tratar el cáncer de mama se basan en fármacos oncológicos. Pero estos presentan el problema de la toxicidad, además de que no siempre son efectivos y en ocasiones resulta difícil dar con la dosis adecuada.

Por ello un equipo de investigadores ha diseñado una nueva herramienta(1) basada en el ácido ribonucleico (ARN) y está pensada para atacar simultáneamente los objetivos terapéuticos implicados en la resistencia al fármaco, al mismo tiempo que contribuye a que ciertas moléculas medicamentosas mejoren la eficacia de los fármacos empleados.

Los investigadores ya han realizado pruebas in vitro con células de cáncer de mama. Se ha confirmado así la baja toxicidad de este tratamiento, así como sus propiedades antiproliferativas. Ello hace que suponga un importante avance en el tratamiento del cáncer de mama, si bien los expertos han señalado que también podría ser útil frente a otros tumores.

 

Fuentes:

  1. Montserrat Terrazas, Dani Sánchez, Federica Battistini, Núria Villegas, Isabelle Brun-Heathab and Modesto Orozco: “A multifunctional toolkit for target-directed cancer therapy”. Chemical Communications.