Muchas personas sufren halitosis; un problema que, debido a la vergüenza, hace no se acuda a un especialista para diagnosticarlo y tratarlo adecuadamente.

Y es que la halitosis puede deberse a muchas causas. El 85% responde a una causa bucal, el 5% a problemas de las vías respiratorias, otro 5% a trastornos digestivos y el 5% restante a otras causas.

Generalmente, cuando es por causas bucales, la halitosis se produce porque en la boca se generan microbios que, al no eliminarse correctamente, acaban fermentando y creando unos gases que causan ese desagradable olor. Pero este problema puede solucionarse perfectamente con una higiene bucal más completa.

Sin embargo, cuando la halitosis es de tipo patológico hay que concederle una mayor importancia y primero hay que hallar el origen del problema. Lo normal es que sea debido a enfermedades como la gingivitis y periodontitis, que suponen cada una el 30% de los casos; y en el caso de las mujeres puede deberse también a una causa hormonal.

Pero además hay que tener en cuenta los numerosos fármacos que tienen como efecto secundario la disminución de la salivación, lo que contribuye a que surja la halitosis. Y por desgracia entre esos medicamentos los más comunes son también los más recetados: los antidepresivos.

Fuentes: Instituto del aliento. International Society for Breath Odor Research (ISBOR).
J. Fernández Amézaga, R. Rosanes González: “Halitosis: diagnosis and treatment in Primary Health Care”.