LATE es la nueva enfermedad neurodegenerativa descrita por un grupo de científicos y con una sintomatología similar al alzhéimer(1). De hecho, los investigadores estiman que entre el 15 y el 20% de los diagnosticados con alzhéimer en realidad tienen LATE (simplificación de “encelopatía TDP-43 límbico-predominante relacionada con la edad”). También se ha acuñado este nombre para relacionarlo con late, que es “tarde” en inglés, porque esta enfermedad tiene un inicio mucho más tardío que el alzhéimer, afectando a personas de edad muy avanzada (mayores de 80 años).

La principal diferencia entre el LATE y la enfermedad de Alzheimer es que, si en este último caso la patología se relaciona con la acumulación de placas betaamiloides (entre otros factores), el LATE lo hace con un excesivo acopio de la proteína TDP-43, lo que afecta a la memoria y las capacidades cognitivas.

Los investigadores han detallado las características de esta enfermedad para que los médicos la reconozcan y la tengan en cuenta cuando traten a sus pacientes. Y es que lo primordial, señalan, es que no administren a los afectados por LATE tratamientos contra el alzhéimer ya que, aunque se trata de dos patologías muy similares, no son exactamente iguales y pueden resultar perjudiciales.

 

Fuentes:

  1. Peter T Nelson, Dennis W Dickson, John Q Trojanowski et al.: “Limbic-predominant age-related TDP-43 encephalopathy (LATE): consensus working group report”. Brain. 2019.