Consumir carne roja en exceso aumenta considerablemente el riesgo de cáncer, como ya ha sido demostrado en numerosas investigaciones científicas. Pero, ¿qué pasa con el resto de carnes? Un estudio ha querido comprobar si consumir diferentes tipos de carne afecta al mayor o menor riesgo de desarrollar cáncer de mama, y las conclusiones han sido claras: la carne roja aumenta el riesgo, pero la de ave lo reduce(1).

La investigación contó con 42.012 mujeres a las que realizaron un seguimiento durante 7,6 años, tiempo en el que analizaron sus hábitos alimentarios, atendiendo especialmente al tipo de carne que consumían.

Observaron así que las mujeres que más carne roja comían tenían hasta un 23% más de riesgo de sufrir cáncer de mama. Por el contrario, aquellas que consumían más carne de ave (pollo, pavo…) tenían un 15% menos de riesgo de desarrollar el tumor.

 

Fuentes:

  1. Jamie J. Lo, Yong‐Moon Mark Park, Rashmi Sinha, Dale P. Sandler: “Association between meat consumption and risk of breast cancer: Findings from the Sister Study”. International Journal of Cancer. 2019.