¡Nada como una buena ducha para sentirse mejor! A condición, eso sí, de que el mango no albergue microbios patógenos. Y es que investigadores americanos han estudiado con todo detalle 650 mangos de ducha, tanto en Estados Unidos como en Europa, y han identificado en muchos de ellos (con una mayor frecuencia en el país norteamericano, eso sí) la presencia de micobacterias no tuberculosas, las cuales son responsables de infecciones pulmonares, particularmente en personas con inmunidad deficiente.

Ahora bien, su presencia no solo varía en función de la zona geográfica, sino también de la fuente de agua, de los tratamientos a los que esta se ve sometida y del cloro que se aplica para eliminarlas. Además, por lo general los microbios colonizan más los mangos de metal que los de plástico.

 

Fuentes:

  1. Matthew J. Gebert et al. “Ecological Analyses of Mycobacteria in Showerhead Biofilms and Their Relevance to Human Health”. mBio, 2018; 9 (5).