Muchos hombres se ven afectados por la caída del cabello, lo que llamamos “alopecia androgénica”, que se produce con mayor o menor velocidad en diferentes momentos de la vida.

Sin embargo, un equipo de investigadores ha demostrado que fumar y tener algo de sobrepeso multiplica por seis la rapidez de esa caída(1). Para llegar a esta conclusión contaron con 351 voluntarios con una media de edad de 35 años, a los que realizaron un cuestionario para conocer sus hábitos alimenticios, si fumaban o si padecían alguna enfermedad crónica, además de si había antecedentes familiares de alopecia.

El estudio confirma, por tanto, que se puede ralentizar el proceso de la alopecia adoptando unos buenos hábitos de vida, aunque la caída sea inevitable con el paso de los años.

 

Fuentes:

  1. Fortes C, Mastroeni S, et al. “The combination of overweight and smoking increases the severity of androgenetic alopecia”. International Journal of Dermatology 2017 Aug; 56(8): 862-867.