La demencia afecta cada vez a más personas en el mundo, pero frente a su tipo más estudiado, la enfermedad de Alzheimer, no existen en la actualidad tratamientos que detengan su avance. Por ello, las investigaciones ponen especial hincapié en definir estrategias de prevención, con el objetivo de retrasar su aparición. En este sentido, un estudio(1) establece que el entrenamiento de la memoria presenta importantes beneficios en las personas mayores con deterioro cognitivo subjetivo (DCS), lo que podría retrasar la llegada del alzhéimer. El DCS, relacionado con la depresión, los síntomas afectivos y la ansiedad es, de hecho, un factor de riesgo. Es decir, que ejercitar la memoria no solo protege contra esta enfermedad, sino que dicha protección es incluso mayor en personas con deterioro cognitivo.

Para ello estudiaron el comportamiento de 66 personas mayores, de los cuales 35 tenían DCS. Estos realizaron tareas de comprensión de oraciones y denominaciones en dos momentos: al inicio del estudio y seis meses después, tras haber completado un programa de entrenamiento cognitivo.

Los resultados finales mostraron un beneficio mayor en el grupo con deterioro cognitivo subjetivo que en los mayores que conservaban intacta su capacidad cerebral. Entre estos últimos, además, los beneficios más altos se produjeron en aquellos que presentaban un peor funcionamiento y baja capacidad de memoria antes del entrenamiento. Todo esto sugiere que el ejercicio de la memoria para retrasar el deterioro cognitivo es más eficaz cuanto antes se ponga en marcha.

 

Fuentes:

1.     López-Higes Ramón, Prados Jose M., Rubio-Valdehita Susana, Rodríguez-Rojo Inmaculada, de Frutos-Lucas Jaisalmer, Montenegro Mercedes, Montejo Pedro, Prada David, Losada María L. D. “Factors Explaining Language Performance After Training in Elders With and Without Subjective Cognitive Decline”. Frontiers in Aging Neuroscience, vol.10, 2018, DOI: 10.3389/fnagi.2018.00264.