Contra los pensamientos rumiantes o parásitos, esos que comienzan a embotar la mente a veces en el peor momento, como por ejemplo cuando uno se dispone a dormir, hay un poderoso ejercicio de meditación capaz de despejarla en solo 11 minutos.

Se trata de una meditación de la corriente kundalini, perteneciente al hinduismo, y recibe el nombre “Gyan Chakra Kriya”.

En un momento podrá leer cómo llevarla a cabo.

Pero antes déjeme que le hable un poco más acerca de sus beneficios:

  • Se trata de un ejercicio ideal cuando se tienen problemas para canalizar los pensamientos. Algunos científicos han observado que después de una meditación de este tipo el cerebro emite ondas alfa más notables, las cuales se corresponden a los momentos en los que una persona está relajada, tranquila e incluso más creativa e intuitiva, atenta al “aquí y ahora”. (1)
  • Es un eficaz antiestrés, pero también resulta útil contra la tristeza y la melancolía. En este sentido, otro estudio publicado en la revista International Psychogeriatrics demostró que ejerce un efecto positivo sobre personas con depresión. En concreto se midieron estos resultados en 81 pacientes depresivos y después de 12 semanas de práctica. Pues bien, tras ese período los síntomas depresivos habían disminuido o incluso desaparecido. (2)

Así que, ¿por qué no probar?

Lo primero es tener claro que hablamos de una meditación activa, por lo que se practica realizando movimientos regulares con los brazos mientras se canta.

Por tanto, si lo que quiere es liberar la mente para poder conciliar el sueño y optimizar su descanso, mejor será que salga de la habitación si duerme acompañado…

Meditar y cantar, ¡todo es empezar!

El ejercicio puede sonar un poco extraño al principio. Sin embargo, cuando perciba sus efectos ¡agradecerá haber comenzado a ponerlo en práctica!

¿Cuál es el efecto de mover los brazos? Pues que ayuda a regular el sistema nervioso y calma la mente.

De hecho, un estudio británico ha demostrado que la actividad física en general puede reducir el riesgo de depresión, ansiedad y deterioro cognitivo hasta en un 30%. (3)

Y la importancia de cantar también tiene su explicación, como entenderá cuando ponga en marcha la meditación.

En cualquier caso, si después de probar decide que no es lo suyo, también puede optar con algún tipo de yoga, en el que se combinan la respiración, la relajación y el movimiento pero sin canto.

Vayamos ahora a por nuestra primera sesión de Gyan Chakra Kriya.

Meditación activa en 11 minutos

1. Empiece colocándose en una posición cómoda para sentarse con las piernas cruzadas, bien en el suelo, bien sobre un cojín o silla, y estire la columna. Relaje también los hombros.

2. Coloque las manos en posición de Gyan Mudra (tal y como ve en la imagen, el pulgar y el índice de cada mano se tocan entre ellos y los otros tres dedos permanecen lo más rectos posible, pegados entre sí) y sitúelas sobre las rodillas.

3. Inspire y espire profundamente varias veces antes de comenzar.

4. Arrancando el ejercicio, debe cantar el siguiente mantra: “Sat Nam, Sat Nam, Wahe Guru, Wahe Guru”. Esto significa “mi verdadera identidad me hace pasar de la oscuridad a la luz”.

5. Mantenga sus manos en Gyan Mudra y empiece a hacer movimientos circulares alternos con los brazos, hacia adelante y hacia atrás, mientras sigue cantando. En concreto el brazo derecho debe moverse primero y en círculo, en sentido contrario a las agujas del reloj, y el izquierdo después, en el sentido opuesto. No deben descender nunca por debajo del nivel del pecho.

Continúe moviéndolos sin dejar de repetir el mantra “Sat Nam, Sat Nam, Wahe Guru, Wahe Guru”.

Si en algún momento le duelen los brazos, siéntase libre de tomarse un descanso manteniendo ambas manos detrás de la cabeza, con los codos hacia afuera.

6. En los últimos 10 segundos del ejercicio, aumente la velocidad del movimiento tanto como pueda.

7. Finalmente, realice 10 inspiraciones y espiraciones con los brazos en alto y manteniendo los dedos en la postura de Gyan Mudra. Estire bien la columna vertebral y repita las respiraciones con calma.

Por último, gire su tronco hacia la izquierda y hacia la derecha 7 veces (14 en total), manteniendo los brazos rectos por encima de la cabeza y contrayendo las zonas perineal y abdominal. Exhale una última vez y relájese.

Tómese a continuación unos instantes para sentir los cambios en el cuerpo.

Espero que esta técnica liberadora le ayude la próxima vez que tenga la mente abotargada por las preocupaciones.

Si está estresado y quiere conocer más estrategias para ayudarle le animo a entrar en nuestra web, donde hay infinidad de contenido gratuito a su disposición. Vaya al buscador que hay arriba a la derecha, introduzca la palabra “estrés”… ¡y encuentre la solución a su medida!

¡A su salud!