Los Reyes Magos están a punto de llegar a nuestras casas en su cita anual con los niños.

Debo decirle que estoy muy preocupado por la salud de Sus Majestades. No son jóvenes en absoluto (aunque no conocemos su edad exacta) y tienen entre manos una enorme responsabilidad y muchísimo trabajo.

Me pregunto incluso si no habrá llegado el momento de permitirles un merecido descanso y dar paso a nuevas generaciones. Por supuesto este asunto deberá ser objeto de un cuidadoso debate nacional (quizá podría incluirse dentro de los debates sobre jubilación y sostenibilidad del sistema de pensiones).

Pero eso lo dejamos para otro momento. A continuación voy a centrarme en detallar algunos de los principales riesgos de salud a los que están expuestos, así como algunos consejos prácticos para ayudarles a cuidarse y que puedan seguir en activo muchos años.

Además, usted mismo sin duda va a poder aplicárselos también para mejorar su salud.

Muy estresante: millones de regalos que entregar en una sola noche

En nuestro país hay 6.942.394 niños entendiendo como tales hasta los 14 años. (1)

Seamos optimistas y supongamos que casi todos ellos hayan sido buenos durante el año. Eso quiere decir que los tres Reyes Magos deben entregar casi siete millones de regalos recorriendo a camello todo el país, de punta a punta, calle por calle y casa por casa, colándose sigilosamente a través de miles de ventanas y, sin hacer ruido, depositar el paquete correcto a cada niño junto a los zapatos que con ese fin han dejado colocados en el suelo.

Y a los que se han portado regular, asegurarse de dejarles carbón, para recordarles que deben ser buenos durante este año que acaba de comenzar.

¡Todo ello en una sola noche! Aunque cuentan con la ayuda de los pajes reales, se imaginará hasta qué punto su trabajo debe ser estresante.

Por eso, antes de su gran noche, les propongo hacer ejercicios de coherencia cardíaca.

Por explicarlo rápido, la coherencia cardíaca consiste en seguir un ritmo respiratorio concreto a razón de 6 respiraciones por minuto (6 inspiraciones / 6 espiraciones) durante entre 3 y 5 minutos.

Dicho de otra manera, hay que inspirar durante 5 segundos, después espirar durante otros 5 segundos, y repetir la secuencia a lo largo de varios minutos.

Se ha demostrado que esta técnica disminuye la ansiedad y aumenta la capacidad para experimentar emociones agradables, por lo que sin duda les ayudará a sentirse más relajados y a soportar mejor el estrés de su trabajo.

Atención al trabajo nocturno y al cansancio

Hoy en día sabemos que el trabajo nocturno es perjudicial para la salud. Trabajar de noche aumenta el riesgo de sufrir insomnio, alteraciones del metabolismo, obesidad, enfermedades coronarias y problemas psicológicos, entre otras. (2)

Y eso sin contar que el cansancio supone un mayor riesgo de accidente, que podría producirse durante el viaje en camello o al entrar por las ventanas cargados de sacos de regalos.

Para aguantar mejor, dado que su jornada de trabajo dura más de seis horas, ¿por qué no hacer una pausa de 15 minutos tal y como están obligados por la normativa laboral quienes trabajan en horario nocturno? O incluso de 45 minutos cada 4 horas y media, como deben hacer los conductores profesionales. (3) (4)

Sin duda sería lo más recomendable. Pero ¿conseguirían entonces entregar todos los regalos en una sola noche?

Quizá lo más lógico sería escalonar la entrega de regalos durante varias noches, por ejemplo a lo largo de una semana, aunque no sé cómo se lo tomarían los niños. También habría que hacer un gran debate nacional antes de implantar esta medida tan drástica, que exigiría el máximo consenso entre todos.

El mundo vegetal tiene mucho que aportar en este asunto. Por eso, mientras se decide algo al respecto, recomiendo a Sus Majestades utilizar tres plantas para descansar bien antes y después de su viaje.

La amapola de California (Eschscholzia californica) es una planta fuertemente relajante. Contiene un sedante e hipnótico natural, la californidina, que ayudará a los tres Reyes a reducir el tiempo necesario para conciliar el sueño. Además, aumenta la duración del sueño y su calidad (7).

Se puede combinar con pasiflora (Passiflora incarnata L), una planta particularmente útil en períodos de estrés profesional intenso, que favorece la conciliación del sueño y ayuda a que éste sea reparador.

Y si alguno de ellos se encuentra nervioso, algo lógico ante la monumental responsabilidad que tienen entre manos, la valeriana (Valeriana officinalis) les permitirá reducir la ansiedad y facilitar el sueño.

Riesgo de infecciones

Los Reyes Magos están especialmente expuestos a las infecciones invernales. reparador.

Con todos los críos que sientan en sus rodillas y que les dan besos, es muy fácil pillar una gripe o un fuerte resfriado. reparador.

Y sería mala pata que alguno de ellos se pusiera malo justo antes de tener que salir a repartir los regalos. ¡A ver cómo se le explica a los niños que no han recibido nada este año porque los Reyes se pusieron enfermos! reparador.

Para tener un sistema inmunitario resistente durante todo el invierno, les aconsejo que recurran a soluciones que potencian el sistema inmunitario, haciendo más resistentes las defensas contra las infecciones. Hay infinidad de recursos muy eficaces, como el propóleo o la jalea real, y las plantas también proporcionan todo un arsenal defensivo. A mí me gusta mucho la equinácea, que pone en alerta al sistema inmunitario y resulta especialmente eficaz en las infecciones del sistema respiratorio superior (garganta y senos nasales), aunque su acción es igualmente eficaz en cualquier tipo de infección. reparador.

También les recomiendo una infusión de romero y tomillo, que pueden beber todos los días e incluso llevar en un termo en sus alforjas durante su gran noche. Es muy sencilla de preparar:

  • Poner en una taza una cucharadita de café de hojas secas de tomillo y una cucharada de romero (si las tienen en su huerto, las hojas frescas serán aún mejores).
  • Hervir el agua, y dejarlo reposar de 1 a 2 minutos.
  • Verter enseguida el agua caliente en la taza y cubrir inmediatamente con un platito.
  • No dejar las hojas infusionar demasiado para que no quede un sabor amargo y astringente (dejar solo de 2 a 3 minutos) y después filtrar.
  • Añadir un poco de miel, que proporcionará un efecto desinfectante adicional, y beber muy caliente.

Levantar pesos sin hacerse daño en la espalda

Con todos los regalos que deben cargar y repartir, Gaspar, Melchor y Baltasar deben tener muchísimo cuidado para no lesionarse la espalda.

Un disfraz, una caja de lápices de colores o una pelota no deberían ser muy difíciles de transportar, pero hay regalos mucho más voluminosos y pesados, como las bicicletas, los grandes coches o camiones o los juegos de contrucción con piezas grandes.

El entrenador deportivo Thomas Mahieu explicó hace unos meses en nuestra publicación Salud AlterNatura cómo levantar objetos pesados sin hacerse daño en la espalda y sus Majestades de Oriente deberían tomar buena nota de ello: (5)

  • Hay que empezar por colocarse de pie delante del objeto, con los pies en paralelo y separados según el ancho de las caderas.
  • A continuación flexionar las rodillas y bajar, con cuidado de mantener la espalda siempre recta.
  • Coger el objeto manteniendo la columna vertebral recta, y apretando bien los abdominales.
  • Finalmente hay que levartarse apoyándose en los talones y manteniéndose bien derecho de la cabeza a la pelvis.

En las dos imágenes de la izquierda puede ver cómo no deben cargarse pesos y en las tres de la derecha cuál es el proceso correcto para hacerlo sin lesionarse la espalda.

Espero que los Reyes Magos tengan muy en cuenta esta noche cuál es la forma adecuada de cargar pesos.

Proteger bien sus ojos

Puede que le haya llamado la atención que los Reyes, pese a su avanzada edad, no lleven gafas. Quizá sea coquetería, porque me extrañaría que no usaran al menos gafas de cerca.

Hay que tener en cuenta que deben leer miles de cartas, a veces hasta muy avanzada la noche, y con una simple vela por toda iluminación. Deben descifrar la letra escrita por niños pequeños para asegurarse de no equivocarse de regalo. Y entender los nombres tan extraños que a veces tienen los juguetes de hoy día.

Los ojos son unos órganos muy delicados, que acusan enormemente el envejecimiento. A la larga se cansan y su visión disminuye.

Para proteger su vista, mantener la agudeza visual y reducir el riesgo de sufrir enfermedades degenerativas del ojo, recomendaría encarecidamente a Sus Majestades que se aseguren de proporcionar a los ojos los nutrientes que necesitan.

Deberían tomar extracto de arándano silvestre, con efectos muy documentados en la salud de los ojos, vitamina E, de excepcionales efectos antioxidantes, vitamina C, necesaria para conservar una buena visión durante toda la vida, luteínazeaxantina y zinc (un déficit de zinc, sobre todo a partir de cierta edad, puede acarrear un mayor riesgo de sufrir degeneración macular, ceguera nocturna y cataratas, entre otros problemas de visión).

Además, para frenar la miopía y seguir viendo bien de lejos, les recomiendo que cuando estén a lomos de sus camellos practiquen el método 10-10-10. Es muy sencillo; consiste en mirar durante 10 segundos un punto fijo a más de 10 metros de distancia cada 10 minutos.

Proteger su estómago del picoteo durante toda la noche

Para hacer más llevadero su trabajo, es costumbre dejar en cada casa agua para los camellos y algo para que los Reyes puedan comer y beber.

Es un bonito detalle y los Reyes, que son agradecidos (y también comilones), siempre pican algo en cada casa a la que llegan. Sin embargo, hay que comprender que tal cantidad de comida, sobre todo polvorones y otros dulces navideños, ingerida en tan corto espacio de tiempo, sin duda pasa factura a sus estómagos.

Desde aquí les animaría a limitar drásticamente el consumo de glúcidos y, sobre todo, a mantenerse alejados de las copitas de anís y coñac que también les dejan en algunos hogares. Abusar del alcohol, y más en una noche de trabajo, no es una práctica en absoluto recomendable.

Si sienten el estómago pesado, hay muchas plantas que les ayudarán en la digestión. Yo les recomiendo una tisana carminativa, muy eficaz para la aerofagia, la colitis, la hinchazón, el hipo y hasta las náuseas, muy sencilla de preparar (incluso usted mismo puede prepararla en casa y dejársela lista a los Reyes).

Hay que mezclar las siguientes semillas a partes iguales: anís verde, eneldo, carvi, comino, cilantro, angélica e hinojo, empleando una cucharada sopera de la mezcla por cada bol de agua fría. Después calentar hasta que hierva, apagar el fuego y dejar infusionar entre 10 y 15 minutos.

En cualquier caso, y para limpiar su organismo tras los excesos y pensando en recuperarse bien de cara al nuevo año, yo les recomiendo que sigan un plan detoxificante en los días posteriores a la entrega de los regalos. En Tener S@lud hemos recomendado en ocasiones recetas e incluso complementos nutricionales específicos para este fin, así que solo tienen que echar un vistazo en nuestra web para buscar un buen complemento que les ayude a limpiar sus órganos del exceso de toxinas.

Por supuesto, también les recomendaría que cuidaran su flora intestinal, que no solo tiene un papel relevante en la salud digestiva sino también en la salud en general.

Protegerse del frío invernal

Los Reyes llevan a cabo un largo viaje desde Oriente hasta llegar a nuestro país para cumplir su cometido.

Van bien abrigados y protegidos con sus mantos de armiño, pero sin duda en esta época del año el tiempo es gélido por la noche y no están de más unos consejos extras para proteger su piel del frío.

Su pobladas barbas son un buen escudo protector, pero al final la cara queda a la intemperie y la epidermis se contrae, la piel se deshidrata y puede irritarse. Por eso es importante que no utilicen jabón en la piel del rostro, porque la desengrasa excesivamente. Para limpiarse la cara, basta un poco de agua tibia y después aplicar un gel de aloe vera mezclado con aceite de jojoba sobre el rostro aún húmedo que la hidratará y protegerá.

¿Vacaciones para los Reyes Magos?

Aunque a las personas menos laboriosas a veces se les dice aquello de “trabajas menos que los Reyes Magos”, por eso de que en apariencia solo lo hacen una vez al año, ya ha visto que no hay nada más alejado de la realidad.

Cierto que la mayor parte del trabajo se concentra en una sola noche, pero exige mucha preparación y logística durante los meses previos para poder llevarse a cabo con éxito.

De hecho, recomendaria a Gaspar, Melchor y Baltasar que después de esta noche se tomaran unas largas vacaciones para desconectar, descansar y recuperarse, si es posible a orillas del mar. Y por supuesto de incógnito, para no echar a perder la magia de la Navidad.

Por favor, si usted conoce la dirección exacta de los Reyes Magos, le agradeceré que les haga llegar este e-mail. Aunque Melchor, Gaspar y Baltasar se han modernizado y ofrecen distintos canales para contactar con ellos aparte de la red de buzones reales (¡tienen incluso Twitter!), así nos aseguramos de que estos consejos les lleguen a tiempo.