Si es usted diabético, hacer ejercicio le permitirá mejorar el control de su glucosa en sangre; e incluso podría ayudarle a revertir la enfermedad si además lo acompaña de unos mejores hábitos alimenticios. Sin embargo, ¿sabe a qué hora del día le beneficia más practicar deporte? ¿Por la mañana en ayunas? ¿O mejor a última hora de la tarde?

Varios investigadores japoneses han querido dar respuesta a esta pregunta probando varias fórmulas: ningún deporte, ejercicio antes o después de la comida 3 veces al día en segundo lugar y sesiones breves de actividad física como tercera variante. En este último patrón, los participantes encadenaban 3 series de 1 minuto de trote y 30 segundos de descanso hasta 20 veces al día.

De estos tres grupos, en los dos que realizaron ejercicio la duración total de la actividad fue la misma, aproximadamente una hora. En cambio, los efectos sobre los niveles de azúcar en sangre de los participantes fueron significativamente diferentes, siendo la última dinámica la que resultó más eficaz: permite reducir los picos de glucemia en sangre después del desayuno y la comida en aproximadamente 0,1 g/l en comparación con el resto de rutinas de ejercicio.

En definitiva, que en caso de diabetes resulta más beneficioso realizar ejercicios breves pero constantes a lo largo del día, en lugar de hacer ejercicio durante una hora de forma puntual.

 

Fuentes:

  1. Hatamoto Y, et al. “Efect of exercise timing on elevated postprandial glucose levels”. J Appl Physiol (1985) 2017 Aug 1; 123(2): 278-284.