Es más que probable que tras leer el nuevo Dossier del Dr. Curtay se le venga a la cabeza una reflexión de este tipo: “Creía que yo sabía comer bien, pero…

Hasta cierto punto es lógico, porque el Dr. Curtay nunca antes había abordado las sinergias alimentarias, o cómo dos alimentos de por sí muy saludables llegan a aumentar hasta 10 veces los beneficios que aportan individualmente si se consumen juntos.

Eso significa 10 veces más vitaminas, minerales y nutrientes de los que obtendría con cada uno por separado.

Y una acción 10 veces más beneficiosa sobre la salud, simplemente combinando los alimentos para aprovechar al máximo sus propiedades nutricionales.

El tema es tremendamente rico, provechoso y esclarecedor. Juzgue usted mismo este caso de sinergia entre el tomate y el brécol.

El tomate, el brécol y su acción sinérgica contra el cáncer

Usted ya sabe que el tomate, además de delicioso, es muy sano: aporta vitaminas A, C y K, hierro, potasio y es un potente antioxidante natural por su alta concentración de carotenos. Gracias a uno de estos últimos, el licopeno (el pigmento que le proporciona su color rojo característico), está demostrado que el tomate ayuda a reducir el riesgo de cáncer.

Pero lo que quizá no sepa es que, según un reciente estudio científico, consumido en combinación con el brécol (otro poderoso anticancerígeno) ambos vegetales potencian sus efectos, ayudando incluso a que los tumores disminuyan más rápidamente. (1)

Asimismo, los carotenos del tomate aumentan el efecto del selenio presente en el brécol, mineral muy utilizado en complementos para favorecer el tratamiento contra el cáncer y reducir los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia.

Y si además añade a estos vegetales una grasa saludable como el aceite de oliva virgen, aumentará la biodisponibilidad de los carotenos del tomate (ya que son liposolubles y así se asimilan mejor por el organismo), reforzando así su capacidad antioxidante.

En definitiva, las sinergias alimentarias convierten al tomate, al brécol y al aceite de oliva en una auténtica ensalada anticáncer.

Este es solo un ejemplo de las virtudes saludables de combinar alimentos adecuadamente. Cuando usted conozca las combinaciones más beneficiosas, además conseguirá:

  • Favorecer y optimizar la digestión de los alimentos.
  • Un mayor aporte de energía y mayor vitalidad en las tareas cotidianas.
  • Mantener un buen estado de salud y retrasar el envejecimiento.
  • Prevenir las llamadas “enfermedades de la civilización” derivadas de la mala alimentación moderna (obesidad, diabetes, síndrome metabólico, hipertensión…), etc.

A la vista de la información exclusiva a la que va a poder acceder en este Dossier, es fácil que se plantee si realmente usted comía correctamente hasta hoy. Pero no se preocupe: el objetivo del Dr. Curtay es que aprenda a identificar las sinergias alimentarias, que conozca cómo funcionan y sus increíbles efectos sobre la salud.

Y, por encima de todo, que comience a ponerlas en práctica en su día a día.

Comience a comer “mejor” lo que come

El Dr. Curtay asegura que “incluso con una alimentación saludable, no siempre se obtiene la cantidad adecuada de minerales y vitaminas necesarias para la prevención y la lucha frente a numerosas enfermedades”.

Por eso sostiene que es importante que usted cuente con la ayuda de las sinergias alimentarias.

Simplemente combinando determinados alimentos…

  • Mejorará su aporte de vitaminas esenciales, tanto las liposolubles (A, D, E, y K) como las hidrosolubles (vitamina C y todas las del grupo B).
  • Corregirá los déficits vitamínicos (por ejemplo, tomar pescado azul con una guarnición de verduras equivale a consumir una gran cantidad diaria de frutas) y en qué casos los complementos nutricionales son imprescindibles.
  • Aumentará su nivel de minerales indispensables, potenciando la absorción del magnesio, mejorando la asimilación del calcio y facilitando la absorción del hierro (apueste por combinarlo con vitamina C: las espinacas con limón, por ejemplo, forman un compuesto que se absorbe más fácilmente).
  • Reforzará el sistema inmunitario y estará dando un gran paso para prevenir y luchar contra el cáncer, especialmente el de colon y el de próstata.
  • Y redescubrirá la dieta sinérgica por excelencia (porque ya la conoce), siguiendo los pasos que el Dr. Curtay le sugiere para beneficiarse de sus infinitas propiedades saludables (con capítulo aparte para el mejor aceite del mundo).

Por si fuera poco, no solo va a aprender la teoría sobre las sinergias alimentarias: al final del Dossier también encontrará un práctico recetario con deliciosas combinaciones para el desayuno, la comida y la cena. Son para principiantes y apenas le costará elaborarlas. Mi favorita para darle gusto al paladar a base de “alimentos sinérgicos” es… una sencilla tosta integral. ¡Verá como también le encanta a usted!

Como conclusión: el Dr. Curtay es uno de los mayores expertos mundiales en nutrición y en innumerables ocasiones le ha hablado del poder preventivo y curativo de los alimentos. Pero siempre los había abordado individualmente, analizando sus efectos y propiedades por separado.

En el nuevo Dossier de este mes por primera vez le abrirá los ojos sobre los sorprendentes efectos de las sinergias alimentarias y su impacto tan directo y beneficioso para la salud. ¡Le invito a que las ponga en su plato!

Si quiere beneficiarse de esta información clave para su alimentación solo tiene que suscribirse a Los Dossiers de Salud, Nutrición y Bienestar y solicitar ahora su ejemplar. Pero deberá darse prisa, pues solo tiene hasta mañana lunes 27 de mayo para suscribirse.

Ese día enviaremos a la imprenta el número especial “Sinergias alimentarias. Cómo combinar los alimentos para beneficiarse al máximo de sus propiedades”, por lo que le recomiendo que reserve el suyo cuanto antes si quiere recibirlo impreso directamente en su domicilio.

Haga clic aquí para pedir su ejemplar

¡No deje pasar la oportunidad de comer mejor y mucho más sano!

Fuentes:

  1. Canene-Adams K., Sfanos K.S., Liang C.T. et al.: “Dietary chemoprevention of PhIP induced carcinogenesis in male Fischer 344 rats with tomato and broccoli”. PLoS One. 2013.