La resistencia de las bacterias a los antibióticos tiene en jaque a los científicos y es uno de los mayores retos a los que se enfrenta la medicina. De ahí que sean tan relevantes descubrimientos como el que recientemente ha llevado a cabo un equipo internacional de investigadores y en el que han participado miembros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)(1).

Este equipo de científicos ha hallado un método capaz de predecir qué bacterias comensales (es decir, las bacterias “buenas” del intestino) presentan resistencia a los antibióticos y serán capaces de transmitir esa capacidad a los microbios patógenos. Y es que todas las bacterias presentan genes de resistencia, que es lo que se denomina “resistoma intrínseca”. No obstante, esta es mayor o menor según el caso, como también varía la capacidad para transmitir esa característica a otros bacilos.

Ahora, basándose en el estudio de la estructura tridimensional de las proteínas específicas de las bacterias y sus funciones, los investigadores han logrado conocer mejor la composición genética de los bacilos presentes en la microbiota comensal, especialmente en lo que implica a la resistencia a los antibióticos. De este modo, también pueden conocer si serán capaces de transmitir esa capacidad de adaptación.

 

Fuente: 

  1. Etienne Ruppé, Amine Ghozlane, Julien Tap, Nicolas Pons, Anne-Sophie Alvarez, Nicolas Maziers et Al. “Prediction of the intestinal resistome by a three-dimensional structure-based method”. Nature Microbiology. DOI: 10.1038/s41564-018-0292-6.​