¿Quién no sueña con tener un pelo abundante, brillante y suave? ¿O con librarse de una vez por todas del cabello demasiado seco o demasiado graso, de la caspa o de las puntas quebradizas?

No hace falta gastarse una fortuna en el último tratamiento con caviar, o en un champú “omega-repair”, “nutrirregenerador” y “creador de materia”. El pelo no se alimenta de los productos con los que lo embadurnamos, sino que sobre todo lo hace a través de la raíz; es decir, de los nutrientes que tomamos.

Aquí tiene 10 alimentos deliciosos que al mismo tiempo son excelentes para la salud del cabello. Algunos, además de comerlos, incluso podrá aplicarlos directamente sobre él.

1. Aceite de coco: el secreto de los maharajás

El aceite virgen de coco es un buen aceite para cocinar. Es estable a temperaturas altas, no se estropea y no produce ningún derivado químico tóxico, ni siquiera al calentarlo.

Está compuesto en un 50% por ácido láurico, un ácido graso poco corriente que es muy bueno para el pelo, y tiene la peculiaridad de asociar las proteínas del cabello entre sí haciendo que éste se vuelva suave y fuerte al mismo tiempo.

Pero eso no es todo: el ácido laúrico posee una estructura en cadena recta y bajo peso molecular, de manera que penetra con facilidad en el pelo y el cuero cabelludo. Los mejores resultados se obtienen aplicando el aceite de coco directamente sobre éste. Para saber cómo hacerlo, puede ver el vídeo que he puesto en las fuentes al final del texto. (1) (2)

El aceite de coco es especialmente eficaz en cabellos teñidos o tipo “afro”.

2. Huevos

El pelo está compuesto por queratina. La queratina es una proteína, es decir, una molécula grande formada por cadenas de aminoácidos. Para fabricarla necesitamos consumir proteínas como las que encontramos en la carne, las legumbres, etc.

El huevo es extremadamente rico en proteínas y nutrientes de gran valor, ácidos grasos, antioxidantes y vitaminas, de los cuales se beneficia todo el cuerpo.

Sin proteínas, el crecimiento del pelo hace una “pausa”. Es decir, que sin ellas el cabello que cae no sería sustituido y empezaría a escasear.

Por otro lado, el huevo es rico en biotina (vitamina B8), que estaría implicada en el desarrollo de la queratina. La biotina participa en el crecimiento celular, motivo por el que se recomienda para reforzar el pelo y las uñas. (3)

Un huevo grande cocido contiene unos 25 µg de biotina. Si usted tiene déficit de ella, necesitará someterse a un tratamiento de choque consistente en 2.500 µg de biotina al día. Obviamente para alcanzar dicha dosis no bastará con comer huevos, sino que deberá recurrir a complementos.

3. Pescado azul

Todo el pescado azul, como el salmón, la caballa y las sardinas, es rico en ácidos grasos omega 3, nutrientes que permiten reducir la inflamación y sanear el cuero cabelludo. Por su parte, el salmón destaca, además, por su riqueza en biotina.

Esta clase de pescado aporta asimismo vitamina D, aunque en cantidades pequeñas. Para asegurarse la cantidad necesaria, deberá tomar el sol todos los días y tomar un complemento alimenticio de vitamina D durante los meses sin sol.

Un estudio realizado en 2013 sacó a la luz que las mujeres que tienen déficit de vitamina D sufren una pérdida de pelo mayor que las que se aseguran de recibir la cantidad suficiente. (4)

4. Boniatos

Si tiene el pelo seco y apagado, le recomiendo que incorpore los boniatos a su dieta. Deliciosamente dulces son ricos en β-caroteno, que actúa en el cuero cabelludo estimulando la producción de sebo, lo que hará que el pelo sea más suave y brillante. (5)

5. Ostras

Las células que producen el cabello necesitan un mineral muy concreto para funcionar de forma adecuada: el zinc. Por tanto, si se tiene carencia de él, se corre el peligro de que se caiga el pelo… ¡incluidas las pestañas!

Pues bien, las ostras, el cangrejo y la langosta son ricos en zinc. De hecho, seis ostras contienen nada menos que 74 mg de zinc. Así que aproveche y… ¡dese un homenaje!

Si las ostras no le gustan o prefiere otras opciones, sepa que el pollo y la ternera también son buenas fuentes de zinc.

6. Carne roja

La carne roja no sólo es rica en proteínas, sino que aporta otro nutriente esencial para el cabello: el hierro. Seguramente se habrá fijado en que las personas con déficit de hierro (anemia ferropénica) tienen el pelo fino y lacio.

El déficit de hierro afecta sobre todo a las mujeres, aunque no todas lo padecen. Por el contrario, se puede tener incluso demasiado hierro, lo cual supone un problema muy grave. Un análisis de sangre le indicará su nivel de hierro (midiendo el nivel de ferritina) de manera que pueda adecuar así la alimentación a sus necesidades.

7. Arándanos

El arándano mejora la microcirculación, importante para lograr una buena irrigación del cuero cabelludo, puesto que optimiza la distribución de los nutrientes hasta la raíz del pelo.

Además, está repleto de antioxidantes que protegen de los radicales libres, los cuales se “agarran” a todas las células del cuerpo, entre ellas las del pelo.

8. Cerveza

Seguro que le sorprende saber que la cerveza también puede estimular el crecimiento capilar, pero así es. La cerveza contiene una cantidad importante de silicio, un mineral que no es habitual encontrar en la alimentación.

Pues bien, el silicio mejora la circulación sanguínea a la altura del cuero cabelludo. Según un estudio publicado en Archives of Dermatological Research tomar un complemento de 10 mg de silicio al día reduce en un 20% la fragilidad del cabello. Y para que se haga una idea: una pinta de cerveza (en torno a medio litro, dependiendo de si se trata de la medida británica o la estadounidense) contiene alrededor de 10 mg de silicio. (6) (7)

Pero, naturalmente, no todas las cervezas sirven de igual modo para este fin. Las más ricas en silicio son las cervezas ricas en lúpulo y cebada malteada. (8)

Por otra parte, también las judías verdes son ricas en silicio. Y, si desea seguir un tratamiento de verdad, pruebe con un complemento de silicio orgánico.

9. Nueces y almendras

Las nueces contienen gran cantidad de ácidos grasos y nutrientes. Aportan magnesio, hierro y manganeso, implicados en la salud del cabello. Las almendras, por su parte, son muy ricas en magnesio.

Para detectar fácilmente un déficit en magnesio observe sus uñas, ya que las estrías verticales pueden ser una señal de que tiene carencia.

Además, el magnesio permite relajar las células musculares y nerviosas y luchar contra el estrés, que a veces también es la causa oculta de la caída del cabello.

10. Ortigas

Las ortigas tienen la peculiaridad de fortalecer de manera natural el cuero cabelludo gracias a las vitaminas y minerales que contienen.

Estas plantas son comestibles (tal y como le conté hace poco en otro texto), pero además de incluirlas en sus platos puede preparar con ellas la siguiente loción capilar que alimentará directamente a su cabello: mezcle las ortigas con cuatro cucharadas de vinagre de sidra de manzana, filtre la mezcla obtenida y añada un poco de aceite esencial de lavanda o de pomelo. Después, aplique esta loción directamente sobre el pelo.

Ya no hay secretos: ostras, boniatos, cerveza… Ahora ya sabe cómo puede elaborar un completo menú a base de 10 ingredientes especialmente pensados para la salud y la belleza de su cabello. ¡Pruébelos y ya me contará qué tal le ha ido!