La exposición a algunos antibióticos orales aumenta el riesgo de sufrir nefrolitiasis (cálculos renales). Estos datos se confirman con el hecho de que la prevalencia de cálculos renales ha aumentado un 70% en los últimos 30 años, el mismo periodo en el que se generalizó el uso de los antibióticos.

 

Para evaluar el efecto potencial de los antibióticos sobre el riesgo de desarrollar nefrolitiasis los investigadores(1) analizaron el The Health Improvement Network (THIN), un registro que contiene los datos de 13,8 millones de pacientes que recibieron atención médica en Reino Unido entre 1994 y 2015. Contaron así con 25.981 pacientes con cálculos renales y 259.797 participantes de control sin la afección, a los que realizaron un seguimiento de 5,4 años de media.

 

Al comparar sus resultados con la prescripción de los 12 tipos de antibióticos más comunes los investigadores encontraron una relación entre el riesgo de nefrolitiasis y 5 tipos concretos de antibióticos, incluso si éstos habían sido administrados de 3 a 12 meses antes de la fecha en la que se originó el cálculo renal. Y en el caso de los antibióticos del grupo de las sulfamidas el riesgo era del 133%.

 

Los científicos sospechan que el motivo de este alarmante aumento de los casos de nefrolitiasis es consecuencia de que los antibióticos inducen una reducción de la microbiota. De hecho, se ha podido comprobar que la microbiota intestinal de los pacientes con cálculos del riñón es menos diversa.

 

Fuentes:

 

  1. Gregory E. Tasian, Thomas Jemielita, David S. Goldfarb, Lawrence Copelovitch, Jeffrey S. Gerber, Qufei Wu and Michelle R. Denburg: “Oral Antibiotic Exposure and Kidney Stone Disease”. Journal of the American Society of Nephrology. 2018.