Los expertos advierten que en 2050 el 50% de la población mundial será miope, debido a que cada vez se usa más la visión de cerca por culpa del abuso de las nuevas tecnologías.

Esto es consecuencia de una serie de circunstancias que se dan muy a menudo tanto en el trabajo como en el tiempo dedicado al ocio, como es el pasar la mayor parte del tiempo en espacios cerrados y con luz artificial, y además usando dispositivos con pantallas luminiscentes.

Estos factores no hacen sino aumentar el número de miopes, a los que hay que añadir el importante componente hereditario de este problema visual, que además contribuye a una mayor probabilidad de padecer otras enfermedades de la vista más graves. Por ejemplo, tener más de 8 dioptrías aumenta el riesgo de desarrollar glaucoma miópico o degeneración macular, enfermedades que causan una pérdida severa de visión y ceguera, respectivamente.

 

Fuente: Ana Wert. Instituto de Microcirugía Ocular (IMO).