Si hoy le hicieran un análisis de sangre para medirle su nivel de vitamina D el resultado sería probablemente catastrófico. Normal. Ni un rayo de sol roza en esta época nuestra piel y, como sabe, el sol es necesario para que nuestro organismo pueda sintetizar la vitamina D. Y la alimentación ni de lejos puede cubrir nuestras verdaderas necesidades.

La vitamina D es imprescindible para la salud. Por eso hace un par de meses le escribí apremiándole a pasar a la acción y tomar un suplemento de vitamina D, un gesto sencillo y de beneficios incalculables para la salud.

Si eso era necesario entonces, imagínese ahora que nuestro organismo lleva meses “a la sombra”, siendo incapaz de sintetizar ni un ápice de la preciosa vitamina D.

Hace un tiempo ya le recomendé encarecidamente que empezara a tomar  2000 UI de vitamina D al día en este texto.

Ahora quiero recomendarle una forma de tomarlo como suplemento nutricional en un formato sorprendente y muy novedoso (además de asequible) para garantizarse esa dosificación. Se trata de vitamina D en spray.

De esta forma, sólo tiene que oprimir el atomizador bajo la lengua. Con este simple gesto habrá proporcionado a su organismo 2000 UI de la preciada vitamina D que, tras disolverse en la saliva, llega directamente a la circulación a través de la extensa red de vasos venosos y linfáticos de la mucosa situada justo bajo la lengua.

Esta vía de administración es válida para todo el mundo, pero es especialmente recomendable en el caso de personas a las que les cueste tragar comprimidos o que tengan algún tipo de problema gastrointestinal o hepático, ya que al evitar estas vías de absorción y metabolización, se garantiza que la vitamina D es correctamente absorbida y llega hasta las células, su destino final.

Si le interesa está opción, puede pedir vitamina D en spray en este enlace.

Desde que escribí el anterior texto sobre la vitamina D hasta hoy, que apenas han pasado un par de meses, se han publicado ya varios nuevos estudios sobre los beneficios de la suplementación con vitamina D. Y es que el interés médico y científico hacia esta vitamina no deja de crecer. Estos son algunos de ellos:

  • El nivel de vitamina D de un paciente puede afectar al éxito del tratamiento para la insuficiencia cardíaca. Según un estudio reciente, el grado de vitamina D de una persona puede actuar como un predictor de la respuesta a la terapia de resincronización cardíaca (CRT, que consiste en la estimulación eléctrica de ambos ventrículos para conseguir una contracción simultánea y sincrónica a través de un impulso eléctrico generado por un marcapasos implantado bajo la piel y unido al corazón por cables) entre los pacientes con insuficiencia cardíaca sistólica (HF). La vitamina D juega un papel importante en el sistema cardiovascular a través de múltiples mecanismos, y este es el primer estudio que demuestra el valor de la vitamina D a la hora de predecir el éxito de la CRT. (1)
  • Un nuevo estudio en animales sugiere que la vitamina D podría jugar un papel crucial a la hora de prevenir el síndrome metabólico, que es un estado prediabético que incluye obesidad, hipertensión, glucosa plasmática alterada y lípidos elevados, que aumenta el riesgo de enfermedades del corazón, diabetes y accidentes cerebrovasculares, y de hígado graso. Los estudios han demostrado una relación entre los bajos niveles de vitamina D y la obesidad, la resistencia a la insulina y el hígado graso. Además, la investigación ha sugerido que la vitamina D puede modular el microbioma intestinal reduciendo los niveles de bacterias dañinas. (2)
  • La investigación ya había puesto de manifiesto que el bajo nivel de vitamina D se asocia con un mayor riesgo de fibromas uterinos. Ahora, un estudio reciente publicado en la revista Medicine ha descubierto que la suplementación con vitamina D en pacientes con niveles bajos de esta vitamina reducía la progresión de fibromas uterinos, un tumor benigno común del tracto reproductivo femenino. (3)

Fuentes

  1. Sunman, H. et al. Vitamin D levels predict the response to cardiac resynchronization therapy in patients with systolic heart failure. Turk Kardiyol Dern Ars, 2016.
  2. Su, D. et al. Vitamin D Signaling through Induction of Paneth Cell Defensins Maintains Gut Microbiota and Improves Metabolic Disorders and Hepatic Steatosis in Animal Models. Frontiers in Physiology, 2016.
  3. Ciavattini, Andrea MD, PhD. et al. Hypovitaminosis D and “small burden” uterine fibroids: Opportunity for a vitamin D supplementation. Medicine, December 2016.