Pocas personas en Europa occidental han oído hablar de la vinpocetina, un extracto derivado de la discreta vincapervinca. La vincapervinca, también llamada hierba doncella, es una planta de tipo “rastrero” (pues apenas crece en altura) que se utiliza como cubresuelo en jardines o bajo los árboles. Sus solitarias flores, azules o violetas, son de las primeras en florecer en primavera.

Las propiedades de la vinpocetina fueron descubiertas por un químico húngaro, Csaba Szántay, en 1975, en tiempos de la Guerra Fría.

En el bloque comunista, el remedio tuvo un éxito inmediato. La producción en masa fue lanzada en 1978 por la compañía farmacéutica húngara de origen alemán Richter Gedeon Rt.

La vinpocetina permite luchar de manera eficaz contra el declive de las facultades mentales (memoria, concentración, ánimo…) ligado a la edad. Pese a haber sido descubierta hace ya 40 años, la medicina occidental sigue sin poder ofrecer nada más eficaz en este campo.

Más de 700 estudios científicos

La investigación científica, con más de 700 publicaciones realizadas hasta la fecha, ha permitido comprender mejor los mecanismos de acción de la vinpocetina.

Esta sustancia ejerce efectos beneficiosos relajando los músculos de las paredes de los vasos sanguíneos. Los médicos hablan de efecto “vasodilatador”, es decir un aumento del flujo sanguíneo que mejora la oxigenación de las neuronas, lo que contribuye a preservar la memoria, la capacidad de concentración y el ánimo.

Existen referencias médicas en diversos países de la Unión Europea que destacan las propiedades beneficiosas de la vinpocetina debido a que mejora la microcirculación sanguínea cerebral. (1) (2)

En efecto, la vinpocetina aumenta la capacidad de cambiar de forma los glóbulos rojos, lo que les permite introducirse mejor en los capilares, que son unos vasos sanguíneos tan finos como un cabello. Esto permite aumentar el nivel de oxígeno en las neuronas y su capacidad de usar la glucosa, que es el carburante del cerebro.

Por último, la vinpocetina estimula también la conductividad eléctrica de las células que conforman la red neuronal. Se trata de los circuitos eléctricos que permiten formar pensamientos y recuerdos. Cuanto mejor funcionan, más rápido va su mente y mejor se fijan los recuerdos.

La vinpocetina: ¿medicamento o sustancia natural?

La vinpocetina se incluye hoy en la formulación de algunos medicamentos para tratar los déficits cognitivos. Pero a mí me parece especialmente interesante como complemento alimenticio, ya que funciona como un nutriente, sobre todo por su absoluta inocuidad.

Un potente estimulante del cerebro

Los científicos han estudiado los efectos de la vinpocetina en diferentes situaciones controladas en varios ensayos clínicos.

Tres estudios en adultos de edad avanzada con problemas de memoria asociados a una débil circulación sanguínea cerebral o con una enfermedad ligada a la demencia han demostrado que la vinpocetina es superior al placebo en los tests de rendimiento y comprensión cognitivos que reflejan la atención, la concentración y la memoria.

Sus efectos beneficiosos sobre la irrigación del cerebro han sido confirmados en un estudio en neonatos que sufrían lesiones cerebrales debidas a un traumatismo en el parto. La vinpocetina redujo o eliminó las convulsiones y provocó una disminución de la presión anormalmente elevada en el cerebro. (3)

¿Útil contra el alzhéimer?

La medicina occidental tiene tendencia a ver el envejecimiento y el declive cognitivo, incluso las demencias, como un proceso inevitable en las personas mayores. No considera que deba preocuparse por la memoria o las capacidades intelectuales de los pacientes, salvo cuando la propia regresión es tal que implica problemas prácticos graves e inmediatos, como en el caso de la enfermedad de Alzheimer.

Aun así, cuando se diagnostica en firme el alzhéimer, la única “solución” que se propone al enfermo y a su familia es esperar que sea tan grave como para justificar el ingreso en una residencia especializada.

Sin embargo, al mejorar la irrigación sanguínea de las neuronas y las transmisiones eléctricas en el cerebro, la vinpocetina podría contribuir a reducir los síntomas de enfermedades neurodegenerativas. Dos estudios científicos han demostrado su potente efecto antiinflamatorio. (4)

En el caso de la enfermedad de Alzheimer, si no tiene un origen vascular, sino que está producido por el aumento de sustancias amiloides que interfieren con las interconexiones neuronales, no resultaría eficaz.

Dosis y precauciones

La dosis recomendada de vinpocetina es de 30 mg al día, repartidos en dos tomas de mañana y noche.

Puede encontrar vinpocetina en su establecimiento de confianza de complementos alimenticios y naturales, pero debo advertirle de la necesidad de asegurarse de su calidad.

Si quiere ir a lo seguro, debe saber que el laboratorio Supersmart tiene vinpocetina de alta calidad en forma de cápsulas de 15 mg.

Un consejo extra: para acelerar el efecto de la vinpocetina, comience con esa dosis de 30 mg/día y pase al cabo de tres días a tres cápsulas al día (45 mg), en tres tomas, durante dos semanas. Luego vuelva a una dosis de mantenimiento de dos cápsulas, es decir, 30 mg al día.

La vinpocetina no tiene efectos secundarios, pero puede provocar ligeros dolores de cabeza o de estómago en las personas sensibles.

En los pacientes anticoagulados (que son quienes toman Sintrom) o antiagregados (los que toman antiagregantes del tipo aspirina), para prevenir el tromboembolismo en ambos casos la administración de este producto debe ser cautelosa, vigilando los test de coagulación para reajustar la dosis si fuese necesario.

Por último, la desaconsejo a las personas afectadas de esclerosis múltiple, ya que un equipo de investigadores alemanes ha demostrado que podría bloquear las capacidades de regeneración de la mielina. (5)

Si quiere adquirir la vinpocetina que le he recomendado, puede hacerlo en este enlace.

 

******************************

Fuentes

  1. Guía farmacológica referente en España Vademecum Internacional.
  2. Enciclopedia médica Vidal.
  3. Dutov A.A. et al., Cavinton in the prevention of the convulsive syndrome in children after birth injury, Zh. Nevropatol. Psikhiar. mss Orsakova, 1991, 91(8):21-2.
  4. Jeon, K. -I.; Xu, X.; Aizawa, T.; Lim, J. H.; Jono, H.; Kwon, D. -S.; Abe, J. -I.; Berk, B. C.; Li, J. -D.; Yan, C. (2010). Vinpocetine inhibits NF- B-dependent inflammation via an IKK-dependent but PDE-independent mechanism. Proceedings of the National Academy of Sciences 107 (21): 9795–9800. doi:10.1073/pnas.0914414107. PMC 2906898. PMID 20448200. Medina, A. E. (2010). Vinpocetine as a potent antiinflammatory agent. Proceedings of the National Academy of Sciences 107 (22): 9921–9922. doi:10.1073/pnas.1005138107. PMC 2890434. PMID 20495091
  5. Torres KJ, Göttle P, Kremer D, Rivera JF, Aguirre-Cruz L, Corona T, Hartung HP, Küry P. Vinpocetine inhibits oligodendroglial precursor cell differentiation. Cell Physiol Biochem. 2012;30(3):711-22.