La nicturia es el trastorno por el que aumenta la necesidad de orinar por las noches. Afecta especialmente a los mayores de 60 años, debido a que con la edad el volumen de la vejiga disminuye y se pierde la capacidad de retener la orina, pero un estudio acaba de confirmar que el consumo de sal también es un factor a tener en cuenta.

Se obtuvieron estas conclusiones tras reunir a un grupo de 321 hombres y mujeres que tenían problemas para dormir debido a sus constantes visitas al baño. Les tuvieron en observación durante 12 semanas, en las que se les pidió que redujeran su consumo de sal.

Así, 223 voluntarios consiguieron reducir su ingesta, que pasó de ser de 10,7 a 8 gramos diarios, y constataron que su frecuencia de orinar también disminuyó: pasaron de orinar una media de 2,3 veces durante la noche a hacerlo sólo 1,4 veces. Y ocurrió lo contrario con los otros 98 participantes, cuyo consumo de sal pasó a ser de 9,6 a 11 gramos diarios, y que también vieron incrementado el número de veces que fueron al baño por la noche: de 2,3 ascendió a 2,7 veces.

Según los investigadores, el sodio de la sal permite mantener un equilibrio entre los fluidos que hay en el organismo, tanto en los tejidos como en la sangre. De este modo, si se consume sal en exceso, los riñones van a generar más orina y en consecuencia la persona tendrá que ir más veces al año, sobre todo si tiene problemas para retener la orina, como ocurre con las personas mayores.

Fuente: Tomohiro, M., Nakamura, Y., Yasuda, T., Ohba, K., Miyata, Y., Sakai, H.: “Night-time urination reduced by cutting salt in diet”. European Association of Urology. 2017