El té es, junto con el café, la segunda bebida más consumida del mundo, sólo por detrás del agua. Los efectos de su principal alcaloide, la teína, son similares a los de la cafeína.

Té verde, blanco, negro, oolong, rojo… todos ellos proceden de la hoja de un arbusto de hoja perenne (la Camellia) que se somete a distintos procesos de elaboración.

Por ejemplo, en el caso del té blanco, que es el más sencillo, tras cosecharse las hojas, éstas simplemente se someten a secado.

En el caso del té verde, las hojas de la Camellia de la variedad sinensis, además de secarse, se enrollan y se les aplica calor, evitándose el proceso de oxidación. Por eso el té verde es antioxidante.

En el té oolong (un té chino también conocido como “té azul”), se deja además que las hojas maceren durante un tiempo no muy prolongado, de forma que se produce un proceso de oxidación corto.

En el caso del té negro, el tiempo de maceración es mayor, por lo que también lo es el proceso de oxidación. En el té rojo este proceso se prolonga incluso durante varios años.

Si cuando usted compra un té u otro, dentro de su variedad preferida, se deja influir por el precio, escogiendo el más barato, puede estar cometiendo un tremendo error que pagará su salud, sobre todo si usted es de los que beben varias tazas al día.

Té barato y té caro

Y es que, según puso de manifiesto un estudio científico realizado por investigadores de la Universidad de Derby (Inglaterra), los tés más baratos contienen una cantidad de flúor excesiva. (1)

La razón es que la planta del té va acumulando flúor al crecer. Las hojas más viejas son, por lo tanto, las que contienen una mayor cantidad de flúor, y son éstas precisamente las que se utilizan para elaborar los tés de menor calidad, que luego en el mercado se venden a un precio menor (típicamente se comercializan en cajas que contienen gran cantidad de bolsitas). Los brotes y las hojas más nuevas y frescas, que son precisamente las que no han llegado a acumular tanto flúor, se reservan para los tés de marca y calidad superior.

Los investigadores analizaron los niveles de flúor de 38 tipos de tés baratos de los que se venden en los supermercados y de otros tés de marca. Prepararon una infusión con cada bolsita y midieron la cantidad de flúor que ingerían las personas que beben cuatro tazas de té al día (es decir, alrededor de un litro).

Así, descubrieron que, de media, un litro de té barato contenía 6 mg de flúor (una cantidad muy superior a la dosis diaria máxima recomendada), mientras que los tés de calidad (y precio) superior contenían una cantidad de flúor muy inferior.

Las diferencias entre los tés baratos y los tés de marcas de calidad fueron especialmente manifiestas entre los tés negros y verdes. De todos los tés analizados, la variedad de té que presentaba las concentraciones más pequeñas de flúor (con una media de 0,7 mg/L), fue el oolong.

¿Cuánto flúor se puede consumir?

El flúor es un oligoelemento esencial para la salud, especialmente para los dientes y los huesos. Sin embargo, es un mineral que debe tomarse en su cantidad justa, sin quedarse cortos ni pasarse pues, frente a lo que ocurre con otras sustancias, en el caso del flúor la diferencia entre tomar la cantidad adecuada o una excesiva es muy pequeña.

La dosis diaria recomendada en adultos oscila entre 1,5 y 4 mg al día. (2) El máximo en hombres sería de 4 mg/día, en mujeres de 3 y en niños y adolescentes hasta 2 ó 3 mg/día como máximo.

El exceso tiene efectos tóxicos (fluorosis), que incluyen problemas en los dientes, en los huesos e incluso cáncer de huesos.

Además de en el té, el flúor se encuentra presente en alimentos como el pescado, el marisco y también en el agua.

Por ello, si usted es consumidor de té, deberá tener muy en cuenta qué otras fuentes de flúor incorpora a su dieta y, sobre todo si toma tres o cuatro tazas de té al día, no ahorrar en la calidad del té que consume, pues puede estar añadiendo una dosis excesiva de flúor a su dieta, de efectos muy perjudiciales a largo plazo.

¿Conocía esta información sobre la cantidad de flúor que puede contener el té? ¿Qué tipo de té suele consumir? Le invito a compartir su experiencia con el resto de lectores de www.saludnutricionbienestar.com dejando un comentario un poco más abajo.