Los fumadores que están expuestos a altos niveles de contaminación atmosférica tienen más probabilidades de morir debido a una enfermedad cardiovascular. Así lo asegura un estudio internacional en el que ha participado el Instituto de Salud Global de Barcelona.

Las conclusiones llegan tras analizar los efectos que tiene la exposición de las llamadas partículas finas o PM 2,5 (partículas en suspensión que tienen un diámetro de hasta 2,5 milimicras) en más de medio millón de personas mayores de 30 años.

Entre las personas estudiadas había tanto fumadores como personas que no fumaban. Ello permitió confirmar que si la suma de tabaco y partículas PM 2.5 contribuía a más casos de cáncer de pulmón -lo que ya se sabía-, este binomio también ocasiona un mayor riesgo de morir a causa de enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Fuente: Turner MC, Cohen A, Burnett RT, Jerrett M, Diver WR, Gapstur SM, Krewski D, Samet JM and Pope CA: “Interactions between cigarette smoking and ambient PM2.5 for cardiovascular mortality”. Environmental Research. Abril 2017.