Todo comenzó a finales de los años 80.

El profesor Huang Zi Qiang, investigador del Departamento de Farmacología de la Universidad de Fujian en China, y el profesor Ying Shui Wang, investigador de Ciencias Biomédicas en la Universidad McMaster en Canadá, llevaron a cabo conjuntamente una serie de estudios con ratones de laboratorio para demostrar que el dolor es una sensación cuya intensidad puede variar de forma considerable a lo largo del día.

Para llevar a cabo su investigación, estos dos científicos tuvieron que realizar diversas pruebas que sin duda supusieron dolor para los ratones (decida usted mismo si quiere seguir leyendo el párrafo siguiente o si prefiere saltárselo):

Les aplicaron placas calefactoras, les inyectaron ácido acético y les sometieron a descargas eléctricas en las extremidades durante semanas. Esto les permitió comprobar que la sensibilidad al dolor variaba en gran medida en función del momento, siendo menor por la noche y mayor durante el día. A partir de entonces, los profesores Huang y Ying plantearon la hipótesis de que la responsable de esas variaciones era la melatonina, la hormona que segrega la glándula pineal (alojada en la base del cráneo) y cuya función principal es modular el ciclo sueño-vigilia. Para comprobarlo, pusieron a prueba la sensibilidad al dolor de los ratones con las mismas pruebas después de inyectarles melatonina, o bien después de haberles extirpado la glándula pineal.

Todo ello les permitió concluir que la melatonina tenía un gran efecto analgésico. (1)

A partir de ese momento, y animados por los prometedores resultados, se sucedieron los estudios por parte de equipos de investigadores de todo el mundo.

Si le interesa profundizar en los estudios, al final del texto, en la fuente nº 2, podrá encontrar las referencias a algunos de ellos. (2)

Pero déjeme enseñarle algo de uno de ellos. Se trató del estudio “Analgesic Effect of Melatonin in Mice”, del profesor Imad Hashim Mohammad, realizado en 2012, y con el que pretendía investigar el efecto de diferentes dosis de melatonina sobre el dolor aplicado en ratones y establecer el valor en el que efectivamente la melatonina tenía ese efecto analgésico. (3)

Para ello utilizó 28 ratones albinos de laboratorio, que fueron tratados respetando todos los principios éticos actuales que rigen en la experimentación con animales vivos. Los 28 ratones se repartieron aleatoriamente en cuatro grupos de siete, cada grupo en su jaula, con acceso libre a comida y agua, a temperatura ambiente y sometidos a ciclos de luz de 12-12 horas.

El experimento consistía en introducir las colas de los ratones en agua caliente a 50º C, midiendo su sensibilidad a partir de los movimientos de la cola. Al primer grupo, el de control, no se le administró nada, mientras que a los otros tres grupos se les suministró respectivamente una dosis de 10, 50 y 100 mg/kg de melatonina en polvo disuelta en solución salina de etanol al 8%.

Estos fueron los resultados (en la columna de la izquierda están los cuatro grupos de ratones y en las siguientes los movimientos de sus colas medidos en cinco momentos distintos):

Como ve, el estudio mostró que la melatonina producía distinto efecto analgésico en los ratones en función de la dosis y el momento de la medición, especialmente interesante con la dosis de 100 mg/kg.

¿Funciona en las personas?

Su efecto en ratones quedó fuera de toda duda, pero quedaba saber la cuestión clave:
¿es eficaz la melatonina contra el dolor en las personas?

Migrañas, dolores de cabeza y de espalda crónicos, síndrome de colon irritable, fibromialgia, artritis reumatoide… miles de personas sufren dolores crónicos que afectan terriblemente a su día a día. La posibilidad de que exista un analgésico completamente natural (la melatonina que se comercializa es de origen vegetal) es realmente fascinante.

Y esa posibilidad ya se ha materializado, convirtiéndose en una realidad para muchas personas que sufren dolor.

La melatonina tiene un doble efecto contra el dolor. Por un lado, mediante la normalización de los ritmos circadianos, que están desordenados en los síndromes de dolor crónico. Y por otro lado, hay evidencia clínica y científica del efecto analgésico de la melatonina (independiente de los ritmos circadianos) que implica a los receptores de la melatonina y a varios sistemas de neurotransmisores. (4)

Los estudios clínicos no han dejado de sucederse. Y ya no hablamos de ratones de laboratorio, sino de personas de carne y hueso que estaban resignadas a vivir con dolor y que han visto éste aliviado.

Este remedio (tan sencillo y que puede encontrarse en herbolarios) es desconocido para buena parte de los pacientes. Y me atrevería a decir que también de muchos médicos.

Por eso nos parecía tan importante dedicarle la atención que se merece, y es lo que hemos hecho en el nuevo número de Salud AlterNatura. En él repasamos para usted los casos clínicos que demuestran la efectividad de la melatonina frente al dolor, con efectos en ocasiones similares a la morfina en cuanto a su poder analgésico (ni que decir tiene que sin sus efectos secundarios).

La melatonina está demostrando con éxito su eficacia hoy día en algunos casos de fibromialgia, para paliar el dolor de operaciones quirúrgicas de todo tipo, en caso de intubación endotraquial, en endometriosis… Para que se haga una idea, en el caso de los hombres a los que se les extirpa la próstata, tomar 6 mg de melatonina la noche anterior a la operación, así como una hora antes de ésta, disminuye significativamente los dolores y a menudo elimina la necesidad de medicación para el dolor.

Todo ello se lo explicamos con todo lujo de detalles en el nuevo número de Salud AlterNatura. Con las cantidades exactas necesarias para que sea eficaz en cada caso.

Si usted sufre dolor, o lo sufre alguien de su entorno, y sea cual sea su origen, le invito a empezar a recibir Salud AlterNatura haciendo clic en este enlace. Este número, que contiene esta increíble información sobre la melatonina, será el primero de su suscripción.

Lo enviaremos a la imprenta el próximo día 18 de enero a primera hora, para que esté listo para enviárselo por correo a todos los suscriptores. Por ello deberá apuntarse cuanto antes a nuestra lista de destinatarios para no perdérselo.

Fuentes

  1. Ying SW, Huang ZQ. “Effects of the pineal body and melatonin on sensitivity to pain in mice”. Zhongguo Yao Li Xue Bao. 1990 Sep;11(5):411-4.
  2. (2) Pekárková I, Parara S, Holecek V, Stopka P, Trefil L, Racek J, Rokyta R. “Does exogenous melatonin influence the free radical metabolism and pain sensation in rat?” Physiol Res. 2001;50(6):595-602.

    Golombek DA, Escolar E, Burin LJ, Bristo-Sanchez MG, Cardinali DP. Time-dependent melatonin analgesia in mice: inhibition by opiate or benzodiazepine antagonism. Eur J Pharmacol. 1991;194:25–30. doi: 10.1016/0014-2999(91)90119-B.

    Yu CX, Zhu B, Xu SF, Cao XD, Wu GC. The analgesic effects of peripheral and central administration of melatonin in rats. Eur J Pharmacol. 2000;403:49–53. doi: 10.1016/S0014-2999(00)00421-0.

    El-Shenawy SM, Abdel-Salam OM, Baiuomy AR, El-Batran S, Arbid MS. Studies on the anti-inflammatory and anti-nociceptive effects of melatonin in the rat. Pharmacol Res. 2002;46(3):235–243. doi: 10.1016/S1043-6618(02)00094-4.

    Esposito E, Paterniti I, Mazzon E, Bramanti P, Cuzzocrea S. Melatonin reduces hyperalgesia associated with inflammation. J Pineal Res. 2010;49(4):321–331. doi: 10.1111/j.1600-079X.2010.00796.x.

    Mantovani M, Pértile R, Calixto JB, Santos AR, Rodrigues AL. Melatonin exerts an antidepressant-like effect in the tail suspension test in mice: evidence for involvement of N-methyl-D-aspartate receptors and the L-arginine-nitric oxide pathway. Neurosci Lett. 2003;343(1):1–4. doi: 10.1016/S0304-3940(03)00306-9.

    10. Tu Y, Sun RQ, Willis WD. Effects of intrathecal injections of melatonin analogs on capsaicin-induced secondary mechanical allodynia and hyperalgesia in rats. Pain.

    2004;109(3):340–350. doi: 10.1016/j.pain.2004.01.027. Ulugol A, Dokmeci D, Guray G, Sapolyo N, Ozyigit F, Tamer M. Antihyperalgesic, but not antiallodynic, effect of melatonin in nerve-injured neuropathic mice: possible involvements of the L-arginine-NO pathway and opioid system. Life Sci. 2006;78(14):1592–1597. doi: 10.1016/j.lfs.2005.07.002.

  3. “Analgesic Effect of Melatonin in Mice”, del profesor Imad Hashim Mohammad. Department of Pharmacology, Al-Kindy College of Medicine, University of Baghdad, Baghdad, Iraq. Al-kindy Col Med J Vol.8 No.(2) 2012
  4. “Melatonin in Chronic Pain Syndromes”. Andrei Danilov and Julia Kurganova. Pain Ther. 2016 Jun; 5(1): 1–17. Published online 2016 Mar 16. doi: 10.1007/s40122-016-0049-y