La piel está cubierta de poros, que son unos agujeritos en donde se encuentran las raíces de los pelos o cabellos (folículos).

Permiten que la piel transpire para refrescar el organismo, así como eliminar el sebo, una sustancia grasa que protege la piel y que forma una fina capa que ayuda a regular la temperatura corporal al mismo tiempo que obstaculiza la labor a las bacterias que tratan de acomodarse en la piel.

Las glándulas sebáceas que tenemos repartidas por todo el cuerpo, salvo en la planta de los pies y en la palma de las manos, son las encargadas de segregar el sebo. Si dejamos un rastro de grasa con los dedos, no es por culpa del sebo, sino más bien porque posiblemente nos hayamos rozado alguna zona en la que la piel es grasa, como por ejemplo la cara.

El tamaño de los poros

El tamaño de los poros varía considerablemente de una persona a otra. Para ser sinceros, la gente por lo general prefiere tener los poros pequeños (¡queda más fino que tenerlos grandes!). Cuando son pequeños, la piel parece más firme, más tersa y menos colgante.

Los niños tienen los poros pequeños, lo que les proporciona esa piel de melocotón que todos envidiamos y que no hace tanto tiempo nosotros mismos tuvimos.

Pero el tamaño de los poros viene también determinado por nuestra herencia genética. Así, hay personas con tendencia a tener poros más grandes, lo que conlleva varios problemas:

  • naturalmente, tienen la piel más grasa.
  • al envejecer y tomar el sol, la pérdida de colágeno hace que los poros se dilaten.
  • los poros tienden a obstruirse con células muertas y otros desechos, lo que hace que parezcan aún más grandes.

Las hormonas también desempeñan un papel importante, ya que activan la producción de sebo. Por eso los adolescentes tienen la piel grasa. Las mujeres, cuya producción de hormonas varía durante los ciclos, pueden tener la piel más grasa mientras ovulan y durante el embarazo.

Cuando la grasa obstruye los poros

Cuando producimos demasiada grasa (sebo) y los poros se obstruyen, la piel muerta puede hacer que se multipliquen las bacterias y se produzca una pequeña infección. Hablamos del acné.

Cuando la grasa no consigue eliminarse, el acné aumenta y se extiende. Nos sale el terrible grano rojo, a veces incluso con una cabeza blanca, que contiene un líquido amarillento que no es otra cosa que una mezcla de sebo, células de pieles muertas y bacterias.

Sudor limpio y sudor sucio

El otro líquido que produce nuestro cuerpo es el sudor y procede de dos tipos distintos de glándulas.

Las glándulas sudoríparas ecrinas son las más numerosas y se encuentran por todo el cuerpo. En este caso, el sudor se expulsa por los poros, es muy líquido y no se queda pegado. Está compuesto en un 99% por agua y un poco de sal (cloruro de sodio, potasio y magnesio). Las glándulas ecrinas se encuentran sobre todo en la palma de las manos y en la planta de los pies. De ahí que seamos expertos en tener las manos húmedas y empapar los calcetines. Este sudor por sí mismo no huele mal y, si somos aseados, se seca sin dejar ni rastro. Es el sudor denominado “limpio”.

Pero existe otra clase de sudor, pegajoso y cargado de grasas, proteínas y feromonas.

Las feromonas son mensajeros químicos que, en los animales, sirven para enviar mensajes a los demás, sobre todo de tipo sexual. En el caso de los seres humanos, la acción de las feromonas es más misteriosa, pero también existe.

Este sudor pegajoso está producido por las glándulas apocrinas, que se localizan bajo las axilas, en las ingles, alrededor de los pezones y del ano, y surge de los folículos pilosos (las raíces de los pelos).

Las glándulas aprocrinas no se desarrollan hasta la pubertad y son las grandes culpables del olor de la transpiración que hace que nuestros encantadores retoños, que siempre olían fenomenal incluso después de pasarse toda la tarde jugando al sol, empiecen a emanar un olor a tigre desde primera hora de la mañana si no adquieren la costumbre de lavarse y ponerse desodorante.

Cómo estrechar los poros dilatados

Para limpiar los poros y acabar con la grasa y los residuos y células muertas que contienen, lo primero que hay que hacer es transpirar de forma regular, realizando una actividad física intensa y, si podemos, completarla pasando un tiempo en la sauna.

En todo caso, hay que olvidarse de las duchas demasiado calientes y demasiado largas que dilatan los poros de la piel y la enrojecen. Ducharse y bañarse con agua fría es buenísimo para contraer los capilares (pequeños vasos sanguíneos de la piel) y reafirmar la piel.

Puede incluso pasarse por la cara un cubito de hielo para reducir todavía más los poros. Envuélvalo en una toalla de algodón y aplíquelo sobre los poros dilatados con una ligera presión, entre 30 segundos y 1 minuto como máximo para no irritar la piel.

Lociones y mascarillas

También puede aplicarse sobre la piel, con un algodón, agua floral de hamamelis (o “avellano de bruja” o “avellano mágico”). Es una planta originaria de la región del Amazonas que posee propiedades astringentes, es decir, contrae las mucosas. En la piel sirve para cerrar los poros dilatados.

El aceite de avellana y las lociones de aloe vera también funcionan bien.

Aquellos que se encuentren con ganas siempre pueden, por supuesto, elaborar sus propias mascarillas:

  • La hiperconocida mascarilla de pepino se puede sustituir por un sencillo zumo de pepino. Mézclelo con un poco de sal y aplíquelo después en la cara, dejándolo reposar unos minutos. Y mejor todavía: triture medio pepino pelado, añada unas gotas de zumo de limón y una cucharadita de agua de rosas. Aplique la mezcla sobre la cara y déjela reposar entre 15 y 20 minutos, aclarando después con agua fría.
  • De igual forma puede aplicarse zumo de tomate en la cara. Déjelo reposar durante 20 minutos y después aclare con agua tibia. Realice este tratamiento 3 veces por semana para conseguir una piel sana sin poros dilatados. Es asimismo beneficioso para regular la producción de sebo.

¿Conocía esta soluciones para mantener el tamaño de los poros de la piel a raya? ¿Utiliza alguna otra? Le invitamos a compartir sus consejos con el resto de lectores de www.saludnutricionbienestar.com haciendo un comentario un poco más abajo.