Desde niños nos enseñan la importancia de lavarnos las manos, para inculcar un hábito que debe acompañarnos durante toda la vida. Lavarse las manos con agua y jabón es la mejor forma de eliminar los microbios y reducir la propagación de enfermedades, especialmente digestivas y respiratorias.

Pero… ¿se lava usted las manos todas las veces que son necesarias? El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos ha puesto en marcha una campaña para reforzar esta rutina en la población, recordando las nueve situaciones en las que toca lavarse con agua y jabón (o, si no fuera posible, con desinfectante a base de alcohol). Son éstas:

·        Antes, durante y después de preparar alimentos.

·        Antes de comer.

·        Antes y después de cuidar a alguien que está enfermo.

·        Antes y después de tratar heridas o cortes.

·        Después de ir al cuarto de baño.

·        Después de cambiar pañales o limpiar a un niño que haya ido al baño.

·        Después de sonarse la nariz, toser o estornudar.

·        Después de haber tocado animales, alimentos para animales o excrementos de animales.

·        Después de tocar la basura.

 

Fuente: Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).