“¡Salud, mucha salud para usted y su familia!”

No será la primera vez que una mujer gitana le sale al paso por la calle deseándole los mejores deseos a cambio de unas monedas. Y si ha accedido a sus pretensiones, habrá continuado su camino con una ramita de romero en la mano.

Estimado lector, ¿nunca se ha preguntado por qué precisamente de romero?

La explicación es que la cultura gitana atribuye a esta planta un poder protector sobre la salud, el amor y la amistad.

Como entenderá, no nos compete a nosotros poner en tela de juicio las propiedades mágicas del romero. Pero sí queremos compartir con usted sus extraordinarias propiedades curativas.

Lo haremos en el próximo número de Plantas & Bienestar, que estamos a punto de cerrar. Pero de momento déjeme seguir contándole unos cuantos secretos más acerca de esta planta tan cotidiana como fabulosa.

Una planta llena de historia

El halo de misticismo que envuelve al romero (Rosmarinus officinalis) se remonta a los primeros años de la antigüedad.

Los primeros registros de su poder protector aparecen en los ritos de egipcios, griegos y romanos, utilizado como incienso que alejaba los malos augurios y el mal de ojo.

Más adelante, en el siglo XIV, el romero logró curar el reumatismo de la reina Isabel de Hungría, y cuenta la leyenda que incluso consiguió devolverle la belleza a sus 72 años de edad.

Tal es su popularidad que hasta Shakespeare en su obra Hamlet hace referencia al romero cuando Ofelia recurre a él para ayudarle a recobrar la memoria, diciendo: “He aquí el romero, para que te haga recordar”.

También es habitual la presencia del romero en otras costumbres y tradiciones, como por ejemplo la de colocar una ramita bajo la almohada para proteger al que duerme, o junto a la puerta de la casa para alejar a los ladrones.

Y todavía hoy algunas novias llevan romero en sus ramos de boda, mientras los novios se colocan una ramita en la solapa.

Tanto se ha escrito y desde hace tanto tiempo, que es evidente que nos encontramos ante una planta que no ha dejado indiferente a lo largo de la historia. Seguro que tampoco a usted cuando descubra todos sus secretos en el próximo número de Plantas & Bienestar.

Un sinfín de virtudes terapéuticas

El romero es una verdadera fuente de salud y uno de los mejores protectores del sistema inmunitario que podrá encontrar en la naturaleza. ¿Por qué si no ha sido desde siempre uno de los remedios más usados para combatir catarros y resfriados, así como para evitar las recaídas?

Pero a la sabiduría tradicional y popular se ha sumado la investigación científica, y las propiedades de los principios activos del romero son hoy en día una realidad validada empíricamente.

El romero resulta especialmente útil durante esta época del año dada su excelente eficacia como expectorante, pero su poder curativo es de muy amplio espectro. Así, también posee efectos antisépticos, antiespasmódicos, aromatizantes, depurativos, como estimulante estomacal, carminativos, colagogos -facilita la expulsión de la bilis-, diuréticos e hipotensores.

Pero las virtudes terapéuticas del romero no se limitan al cuerpo. Ya ha visto más arriba varios ejemplos de las numerosas propiedades relacionadas con la mente y el espíritu que se atribuyen desde la noche de los tiempos a esta planta tan común como fabulosa.

Y una de las disciplinas que mejor ha sabido sacar provecho a los beneficios del romero en esa “dimensión energética” es la medicina tradicional china.

La tradición china entiende que existen cinco principios energéticos (agua, madera, fuego, tierra y metal) que se relacionan entre sí de forma dinámica. Pues bien, al aceite esencial de romero se le atribuyen las características de la madera y el metal (piense en el envés de sus hojas, de color blanco plateado).

La combinación de ambos principios representa la inmunidad del individuo, tanto en el plano físico como el de la psique. Por eso, para la tradición china es la planta de la fortaleza, la autoconsciencia y la liberación interior, y no sólo de la inmunidad física.

El aceite esencial de romero cineol recoge todas estas propiedades. Es por ello que en el próximo ejemplar de Plantas & Bienestar le hablamos de esta solución natural, que le ayudará a prevenir o combatir catarros y resfriados. Pero también le servirá para reforzar su autoestima y confianza en sí mismo cuando se sienta agobiado por el trabajo u otros compromisos a los que deba hacer frente.

Y esto no es todo. En el próximo número, entre otros temas, podrá leer:

  • ¿Ansiedad? ¡Nada de ansiolíticos! Combátala con plantas. Ya esté causada por factores ambientales, genéticos o incluso por la combinación de ambos, o sea un hecho puntual o crónico, las plantas siempre deben ser el primer recurso para combatir la ansiedad. Le explicamos qué plantas debe utilizar (GABAérgicas o adaptógenas) y cómo aplicarlas, así como qué aceites esenciales de efecto ansiolítico puede usar.
  • Si desea librarse de los kilos de más, lo primero que tiene que hacer es determinar cuál es su perfil, algo de lo que probablemente nunca le han hablado. En cada caso deberá seguir una dieta diferente, adaptada a sus necesidades; de lo contrario, lo más probable es que ninguna dieta le valga de mucho. Este mes sabrá cuál es su perfil y qué implica, pero también le contamos otras soluciones complementarias basadas en plantas para perder peso.
  • Cómo combatir los efectos secundarios de la radioterapia. En la tercera y última parte de nuestro especial dedicado al cáncer de mama descubrirá la eficacia del silicio de origen natural y la aplicación de aceites esenciales no diluidos de niaouli, mirra o siempreviva para proteger la piel de las quemaduras de la radioterapia. También conocerá las plantas que le ayudarán a mitigar los efectos derivados de los tratamientos antihormonales (dolores articulares o sequedad vaginal).
  • Crema de noche relajante e hidratante. El estrés, la falta de descanso y la contaminación son los enemigos número uno de la piel. Pero los signos de envejecimiento que éstos provocan pueden prevenirse y atenuarse con ácidos grasos insaturados provenientes de los aceites vegetales. Por ejemplo, el aceite de argán o las flores de caléndula maceradas en aceite de girasol o sésamo. Estos son sólo dos de los ingredientes de la receta que le enseñamos a preparar, con la que podrá devolver la salud y la hidratación a su piel. ¡Y también es muy buena para calmar las irritaciones!

Además, en el próximo número de Plantas & Bienestar también encontrará:

  • Charlamos con uno de los pioneros del movimiento ecológico en Europa, y lo tiene muy claro: “No es casualidad que cada año se den más casos de cáncer y enfermedades degenerativas ligadas a la alimentación”. Le aseguro que cuando lea la entrevista entenderá la importancia de recuperar los alimentos de la agricultura ecológica.
  • Damos un toque moderno a la tisana de toda la vida. Una mezcla especial de hinojo, hierba luisa, rooibos y caléndula, entre otras, que además podrá tomar la familia al completo, incluidos los más pequeños.
  • Diga adiós a la pérdida del cabello con este remedio anticaída que podrá preparar usted mismo en casa.
  • Descubra cómo la equinácea permitió al jefe sioux Caballo Loco escapar a la muerte.
  • Homeopatía: rosa silvestre para reconstituir sus defensas ante el frío del invierno.

Para recibir este ejemplar (en formato papel) por correo postal en su domicilio, debe hacer su pedido antes del 8 de diciembre haciendo clic en este enlace (podrá comprobar las condiciones de suscripción antes de efectuar el pago). Aproveche esta oportunidad y deje entrar en su vida el poder de las plantas.