Un estudio confirma que cuanto mayor sea la ingesta de productos lácteos bajos en grasa, más riesgo hay de padecer párkinson. Por tanto, el consumo de estos alimentos podría ser un factor de riesgo para sufrir esta enfermedad neurodegenerativa.

Para obtener estas conclusiones se realizó un seguimiento a 80.736 mujeres y 48.610 hombres. Todos los voluntarios debieron realizar cuestionarios sobre su alimentación y estado de salud cada cuatro y dos años respectivamente. Pasados los 25 años que duró el estudio, se constató que 1.036 personas tenían párkinson.

Observaron así que si tomaban más de una vez al día leche desnatada o baja en grasa, tenían un 39% más de probabilidades de desarrollar párkinson con respecto a los que tomaban menos de una porción a la semana.

Fuente: Katherine C. Hughes, Xiang Gao, Iris Y. Kim, Molin Wang, Marc G. Weisskopf, Michael A. Schwarzschild, and Alberto Ascherio: “Intake of dairy foods and risk of Parkinson disease”. Neurology. 2017