Hace décadas que se sabe que los ríos están contaminados por los medicamentos que se tiran al inodoro, pero también por los restos de esos fármacos que el cuerpo no ha absorbido y llegan al agua directamente a través de las heces y la orina, o por culpa de los vertidos desde las granjas de animales, también llenos de medicamentos.

Esto era algo conocido, pero sólo ahora comienzan a saberse las cantidades exactas y el tipo de contaminantes que después acabamos ingiriendo con cada vaso de agua.

Varias universidades de Estados Unidos han llevado a cabo una investigación a gran escala en la que se han tomado muestras del río Hudson, en el estado de Nueva York, para determinar cuántos residuos de medicamentos contiene.

Los resultados obtenidos han sido impactantes, ya que señalan que la cantidad de residuos es tan alta que los peces macho están desarrollando características reproductivas de las hembras por culpa de los medicamentos basados en hormonas.

Pero estos no han sido los únicos residuos de medicamentos hallados. También se detectaron antidepresivos, medicamentos para la hipertensión arterial y repelentes de insectos de tipo DEET, los más peligrosos para la salud.

A raíz de estos datos las autoridades locales están recomendando que se reduzca el consumo de pescado obtenido en el Hudson. Pero estas recomendaciones podrían extrapolarse perfectamente a otros países, ya que científicos de todo el mundo han encontrado peces, aves y otros animales de consumo humano con cantidades significativas de medicamentos, absorbidos a través del agua de los ríos contaminados.

Fuente: Hudson River Estuary. Water Quality Program. Riverkeeper, Columbia University, Cornell University, CUNY y U.S. Environmental Protection Agency.