Las principales causas que provocan trastornos de audición proceden del tráfico, el hábito de escuchar música con auriculares o asistir a conciertos y discotecas que tienen la música muy alta. Una serie de situaciones que se da especialmente entre los más jóvenes.

Desde la Comisión de Audiología de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) advierten que el principal problema que surge con la audición es que, una vez se ha producido un daño en los oídos, éste es irreversible. Además, estos malos hábitos también implican otros problemas de salud, como pueden ser el estrés, problemas cardiovasculares, insomnio, depresión, irritabilidad o falta de concentración.

Los expertos señalan que los actuales reproductores de música llegan a superar los 100 decibelios de sonido, muy por encima de los 65 que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no alcanzar. Esto hace que cada día se vayan sumando pequeños factores que, poco a poco, suponen un riesgo de sordera o hipoacusia (pérdida parcial de la capacidad auditiva). De este modo, cada vez es más frecuente encontrarse con personas que con sólo 40 años ya tienen problemas de sordera.

De ahí la necesidad de alejarse de los ambientes ruidosos (los altavoces en las discotecas y conciertos, por ejemplo) e intentar amortiguarlos en la medida de lo posible con el uso de tapones. Una regla fundamental que recomiendan seguir es la llamada “regla del 60-60”, consistente en estar no más de 60 minutos escuchando música a más del 60% del volumen que permite el reproductor.

Fuente: Comisión de Audiología de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC).