¡Ampollas ha levantado el vídeo que enviamos el otro día de un experimento hecho con Coca-Cola!

Los lectores de Tener S@lud se han apresurado a comentarlo, algunos aterrados por lo que queda en el cazo tras hervir la bebida y otros extrañados (e incluso molestos) por el hecho de que lo hayamos compartido, puesto que –opinan– el resultado es “simplemente azúcar caramelizada”.

Efectivamente, se trata de azúcar, pero… ¿se ha fijado en la cantidad tan enorme de azúcar? Eso es exactamente lo que queríamos poner en evidencia. El resultado del proceso de hervido pone de manifiesto de forma muy clara la cantidad tan inmensa de azúcar que contiene una botella de este refresco.

Quizá cuando alguien se toma un par de botellas o latas acompañando una comida no se da cuenta, pero ¿se imagina que a esa misma persona le dicen que para acompañar esa comida debería tomarse todo ese caramelo? Le parecería impensable, y eso es sin embargo exactamente de lo que se trata.

Desde un punto de vista de salud, un consumo excesivo de azúcar se asocia a sobrepeso, obesidad, síndrome metabólico y finalmente a diabetes mellitus tipo 2, procesos todos que, en su evolución, lesionan el endotelio arterial por donde se inicia el proceso arterioesclerótico que culminará con la presencia de infarto de miocardio, ictus, insuficiencia renal y arterial periférica y ceguera. También la diabetes incrementa el riesgo de determinados tumores.

Por tanto, y en línea con las recomendaciones médicas nacionales e internacionales, hay que educar el paladar de los ciudadanos, especialmente el de los niños, de forma que seamos capaces de alcanzar una edulcoración mínima de los alimentos y evitar las grandes cantidades que se consumen no sólo en las bebidas edulcoradas con sacarosa, sino en todos los alimentos.

Una simple lata de este refresco contiene 40 gramos de azúcar, cuando el límite que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 25 gramos diarios.

Cada uno debe sacar sus propias conclusiones.

Y para hacerlo debe saber que se acaba de hacer público en el American Journal of Preventive Medicine, la revista científica de la Asociación de Medicina Preventiva de Estados Unidos, un inquietante estudio en el que se informa de que dos de los principales fabricantes de refrescos, Coca-Cola y Pepsico, financiaron a 96 organizaciones relacionadas con la salud y la lucha contra la obesidad y la diabetes. ¿Casualidad? No es lo que creen los autores del informe, que sostienen que el objetivo era frenar las críticas científicas a los refrescos. Si consulta la lista de beneficiarios se le pondrán los pelos de punta y, cuando menos, pondrá en duda su imparcialidad. (1)

En nuestro país esto también ocurre. Como muestra, puede consultar la lista de beneficiarios de las “becas de investigación” que concede el fabricante de refrescos a entidades relacionadas con la salud. (2)

El vídeo que hemos compartido no es más que un juego, un simple experimento con el que pretendíamos concienciar. El comentario de Hugo, uno de nuestros lectores, a la publicación del vídeo (que puede ver junto a todos los demás aquí) resume perfectamente nuestra intención:

“Entiendo que el objetivo del vídeo es concienciar sobre la desmesurada cantidad de azúcar que ingerimos con ésta o cualquier gaseosa. En ese aspecto es elocuente”.

Creemos sinceramente que vale la pena compartir el vídeo precisamente por su elocuencia, además de nuestro texto sobre todos los efectos del consumo excesivo de azúcar en nuestra salud, porque contribuiremos a la concienciación de todos. Por eso le animamos a seguir compartiéndolo.

Fuentes:

  1. “Sponsorship of National Health Organizations by two major soda companies”. Daniel G. Aaron, Michael B. Siegel. American Journal of Preventive Medicine. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.amepre.2016.08.010
  2. www.cocacolaespana.es/salud-nutricion/colaboraciones-y-becas-investigacion-listado-organizaciones