Un estudio ha confirmado la relación que existe entre la ingesta de alimentos que contienen vitamina K y el menor riesgo de sufrir cataratas, enfermedad ocular donde el cristalino se oxida e inflama y que supone una de las principales causas de ceguera.

Todo se debe a las propiedades antinflamatorias y antioxidantes de la vitamina K, así como a su capacidad de afectar al metabolismo de la insulina y la glucosa. Y es que las cataratas suelen asociarse al envejecimiento, pero también a diversas patologías como la diabetes tipo 2, donde la insulina juega un papel destacado.

El estudio se realizó en base a 5.860 participantes de entre 60 y 80 años, a los que se les realizó un seguimiento durante 6 años. Las conclusiones fueron que aquellas personas que tomaban alimentos con un alto contenido de vitamina K tenían un 30% menos de probabilidades de sufrir cataratas.

La vitamina K se encuentra especialmente en los vegetales, sobre todo en los de hoja verde (espinacas, lechuga, brócoli, acelgas…). En caso de que la ingesta natural de vitamina K no consiga los niveles sanguíneos óptimos, siempre puede recurrirse a los suplementos vitamínicos.

 

Fuente: Camacho-Barcia ML, Bulló M, Garcia-Gavilán JF, Ruiz-Canela M, Corella D, Estruch R, Fitó M, García-Layana A, Arós F, Fiol M, Lapetra J, Serra-Majem L, Pintó X, García-Arellano A, Vinyoles E, Sorli JV, Salas-Salvadó J. “Association of Dietary Vitamin K1 Intake With the Incidence of Cataract Surgery in an Adult Mediterranean Population. A Secondary Analysis of a Randomized Clinical Trial”. JAMA Ophthalmol.Published online May 11, 2017.