En un frasco de vidrio o de plástico de 100 ml, añadir sucesivamente:

  • 60 ml de aceite de jojoba.
  • 30 ml de aceite de sésamo.
  • 2 cucharadas soperas rasas de jugo puro de aloe vera (sin agua), para hacer que el aceite sea más ligero al aplicarlo (opcional).
  • 3 gotas de aceite esencial de menta piperita o menta del campo, para dar al producto un efecto refrescante (opcional).

Cierre la botella, a ser posible con una boquilla de pulverización, y agítela bien cada vez que vaya a usarla.

Esta loción debe utilizarse por la mañana, como crema hidratante para la cara y el cuerpo, y aplicarse de nuevo antes de cada exposición al sol.

Advertencia: este producto es válido para todo tipo de piel. Sólo se puede utilizar como protección para una exposición moderada y sobre una piel adulta.

¿Por qué recurrir siempre a la química cuando la naturaleza nos ofrece un sinfín de soluciones naturales? Este protector solar casero es sólo uno de los múltiples secretos de las plantas para mejorar su salud y su vida de forma natural. En este vídeo encontrará otros 25 consejos más, completamente naturales, para todo tipo de males, dolencias y enfermedades. Haga clic aquí para verlo.

Si en lugar de ver el vídeo prefiere leer directamente el texto, haga clic en este enlace.