Hoy voy compartir con usted un pequeño secreto de cocina que estoy seguro de que le va a encantar.

A veces, en casa preparamos trufas de chocolate y dátiles, un postre único, riquísimo y muy saludable. Nos gustan tanto que he pensado que sería injusto no compartir con usted esta deliciosa receta “bio”. Le aseguro que a usted y a los suyos también les fascinará; ¡es un éxito garantizado!

Además de ser deliciosos y rápidos de preparar (y excelentes para llevar a las cenas en casa de los amigos, ya que son muy fáciles de transportar), estos dulces están repletos de productos buenos para la salud. Estas trufas enloquecerán sus papilas gustativas sin hacerle sentir culpable, ya que aunque se trata de uno de los postres más golosos, es también uno de los más saludables.

Ingredientes

  • 1 cucharada sopera de cacao en polvo (sin azúcar).
  • 10 dátiles dejados en remojo en agua caliente durante 30 minutos.
  • 2 cucharadas soperas de puré de almendras (puede prepararlo usted mismo desmenuzando las almendras enteras en un molinillo de café).
  • 1 cucharada sopera de aceite virgen de coco.
  • 1 pizca de sal.
  • Coco rallado.

Podrá encontrar fácilmente todos estos ingredientes en tiendas ecológicas.

Receta en dos pasos

  • Mezcle todos los ingredientes salvo la ralladura de coco; lo mejor será que utilice para ello una batidora.
  • Una vez que obtenga una pasta homogénea, forme con sus propias manos pequeñas trufas. Después, páselas por la ralladura de coco y embadúrnelas, como si estuviese empanándolas.

Y… listo; ¡las trufas ya están!

Este es todo el trabajo que van a darle. Además, otra ventaja de no tener que cocinarlas es que sus nutrientes permanecen intactos durante más tiempo.

Trufas caseras
Las trufas que hemos preparado en casa esta mañana.

Saciantes y de gran aporte energético

Estas trufas están repletas de grasas buenas (el coco y las almendras) y de fibra (los dátiles).

  • Los ácidos grasos de cadena media del coco aseguran un funcionamiento óptimo del cerebro y ralentizan el deterioro cognitivo (por ejemplo, retrasan la aparición del alzhéimer). (1) (2)
  • Estos ácidos grasos del coco van directamente al hígado y son metabolizados para producir energía. El cuerpo no los almacena en las reservas de grasa (muslos, nalgas, abdomen…), a diferencia de lo que ocurre con otros tipos de grasas que ingerimos.
  • Los dátiles también aportan energía inmediata para hacer trabajar a los músculos, además de que son muy ricos en fibra y por tanto regulan el tránsito intestinal. (3)
  • Por último, las grasas también son saciantes, por lo que le bastará con comer una o dos trufas. Eso es lo que hace que se trate realmente de uno de esos postres tan poco comunes que ayudan a perder peso. (4)

Estas trufas son un postre perfecto para personas dinámicas (¡y golosas!), cuya actividad diaria genera un gran desgaste tanto intelectual como físico.

Mi consejo: consérvelas en el frigorífico hasta servirlas. Así estarán más firmes en el momento de comerlas.

Fuentes:

  1. Nafar F, Mearow KM, “Coconut oil attenuates the effects of amyloid-β on cortical neurons in vitro”, J Alzheimers Dis. 2014;39(2):233-7. doi: 10.3233/JAD-131436.
  2. Reger MA1, Henderson ST, Hale C, Cholerton B, Baker LD, Watson GS, Hyde K, Chapman D, Craft S. Effects of beta-hydroxybutyrate on cognition in memory-impaired adults. Neurobiol Aging. 2004 Mar;25(3):311-4. PMID: 15123336 DOI: 10.1016/S0197-4580(03)00087-3
  3. Datte. Nutrition. Encyclopédie des aliments. Passeporte Santé. Janvier, 2011.
  4. Kai Ming Liau, Yeong Yeh Lee, Chee Keong Chen, and Aida Hanum G. Rasool. An Open-Label Pilot Study to Assess the Efficacy and Safety of Virgin Coconut Oil in Reducing Visceral Adiposity. ISRN Pharmacol. 2011; 2011: 949686. Published online 2011 Mar 15. doi: 10.5402/2011/949686. PMCID: PMC3226242.