Hoy me propongo presentarle los resultados de mis propias investigaciones y mis conclusiones sobre el doloroso problema de las hemorroides.

Voy a darle algunas soluciones naturales, pero no una lista exhaustiva de ellas. Por ello, si quiere enviarme otros remedios que no aparezcan mencionados aquí, le invito a escribir un comentario al final del texto de hoy.

La mitad de la población, afectada

La mitad de la población sufrirá hemorroides en algún momento de su vida, normalmente entre los 20 y los 50 años. No es un problema exclusivo de personas de edad avanzada o que sufren estreñimiento; le puede pasar a cualquiera, incluidas las personas sanas que pasan mucho tiempo sentadas.

Las hemorroides, tanto internas como externas, son dilataciones e inflamaciones de las venas del recto y del ano.

La diferencia principal reside en el dolor. Las hemorroides internas no duelen porque las venas hinchadas se encuentran en la parte alta del recto, que no tiene nervios. Puede que no se experimente ningún síntoma, sino que lo normal es detectar que las heces aparecen manchadas de sangre. Verá restos de sangre en el papel o en la taza. Si la mancha es de color rojo indica que el sangrado se ha producido en la parte inferior del tracto gastrointestinal. Si se produce más arriba o en el estómago, la sangre se va coagulando durante la digestión y presenta un tono más oscuro.

Otra señal que identifica las hemorroides internas es que las deposiciones son líquidas y dan la impresión de no tener fin.

Las hemorroides externas pueden llegar a doler muchísimo. Algunas personas no pueden ni caminar. Si no se tratan correctamente, podrían trombosarse, es decir, aparecerían coágulos en su interior, obstruyéndolas.

 Un estilo de vida equivocado

La frecuencia con la que aparecen las hemorroides en los países industrializados no es casual, dada la dieta y forma de vida de la mayoría de la población. En el resto de países no ocurre tan a menudo.

Las hemorroides se originan por una presión demasiado fuerte sobre venas varicosas debilitadas. Esa presión se produce por problemas digestivos provocados a su vez por una alimentación pobre en fibra, sedentarismo (en concreto, el trabajo de oficina) y obesidad. También las sufren con frecuencia las embarazadas, aunque en muchas ocasiones desaparecen después del parto.

Los hábitos que se tienen al ir al baño pueden agravar la situación, provocando irritaciones, sangrados y picores:

  • Es importante no “empujar”. El movimiento natural del intestino debe encargarse de expulsar las heces cuando sea el momento, sin forzarlo; no obstante, se puede ejercer una ligera presión con el vientre, pero nunca más de quince segundos seguidos.
  • Por eso también es importante no esperar cuando se tengan ganas de ir al servicio. Hay que respetar el ritmo natural de la digestión.
  • No permanezca sentado en la taza más de cinco minutos. En esa posición se aumenta la presión sobre el recto, que no es precisamente lo más adecuado si ya tiene las venas a punto de inflamarse y estallar. Si hiciera falta, levántese y haga tiempo hasta que le vuelvan las ganas.
  • No hay que limpiarse demasiado fuerte con el papel higiénico; no obstante, es obligatorio cuidar la higiene para evitar inflamaciones e infecciones. El uso de agua para asearse, como hacen en los países árabes, explica en parte que se den menos casos de hemorroides.
  • Sentarse en la taza no favorece la expulsión tanto como ponerse en cuclillas,  y por eso se necesita “empujar” mucho más. Un estudio publicado en los años ochenta demostraba que en 18 de cada 20 casos hacer las necesidades en cuclillas había acabado con las hemorroides. No estoy diciendo que tengamos que sustituir los retretes por un agujero en el suelo, pero sí que es igual de importante tanto tener un sistema digestivo sano como la posición en la que vamos al baño.

Atención a los sangrados

En caso de que sufra sangrados relacionados con las hemorroides, consulte con su médico, sobre todo si es la primera vez que le ocurre.

Estos sangrados pueden tener un origen más grave (como, por ejemplo, un cáncer colorrectal, una forma frecuente de cáncer).

Recuerde que la vitamina D es una de las mejores armas para disminuir el riesgo de padecer cáncer de colon. Es necesario tomar el sol y consumir suficiente pescado (tres raciones a la semana).

Prevenir las hemorroides

La principal causa de las hemorroides es el estreñimiento, que generalmente se origina por una dieta deficiente, falta de ejercicio físico, estrés y escasa ingesta de líquidos.

También puede originarse por el abuso de laxantes químicos, el síndrome del colon irritable y el hipotiroidismo.

Para prevenir el estreñimiento, haga lo siguiente:

  • Ingiera alimentos ricos en fibra. Atención: la fibra alimentaria no tiene nada que ver con lo que llamamos “fibra” en el lenguaje coloquial. Que un alimento sea húmedo, fácil de tragar, o incluso líquido, no significa que no contenga fibra. Hay vida más allá del “All Bran”. Por ejemplo, el zumo de pera tiene mucha fibra. Las semillas de lino, que se deben pasar por el molinillo de café antes de su consumo para evitar que se digieran enteras, son también una buena fuente de fibra. Por último, existen unas semillas originarias de la India que son el laxante natural por excelencia: el psyllium (popularmente conocido como zaragatona). Ya las utilizaban  los médicos del Antiguo Egipto mil años antes de Cristo, y siguen siendo igual de eficaces a día de hoy. Si no está acostumbrado a consumir mucha fibra, comience a tomarlas al principio poco a poco.
  • Para tonificar las venas, tome flavonoides. Son los pigmentos vegetales que dan color a la fruta. Se encuentran especialmente en las naranjas, pero también en el vino tinto. También parece ser que las personas que utilizan aceite de coco virgen en su alimentación tienen unas venas más sanas y rara vez sufren hemorroides.
  • Beba agua rica en minerales. El color de la orina, que debe ser amarillo claro, nos indica si estamos bien hidratados. Si usted toma multivitaminas, no se asuste si la orina tiene un color amarillo chillón como resultado de la vitamina B2. Las aguas ricas en calcio también actúan favorablemente contra el estreñimiento.
  • Consuma probióticos de alta calidad. Una buena flora intestinal no sólo favorece una correcta digestión, sino que también es condición esencial para gozar de una salud de hierro.
  • Por último, trate de controlar sus niveles de estrés. Si puede, elimine de su vida las fuentes innecesarias de ansiedad. Una vida más relajada y un mejor control de las emociones contribuirán de forma quizá decisiva a eliminar los problemas gastrointestinales (y, por extensión, las hemorroides).

Remedios naturales contra las hemorroides

Este post de “Tener S@lud” estaría incompleto si no incluyese una lista de remedios que ayudan a curar las hemorroides:

Sin lugar a dudas, la primera planta que se debe utilizar es la hamamelis. Los indios americanos la utilizaban ya antes de la llegada de Cristóbal Colón. La Comisión E de Alemania (sobre plantas medicinales), la Cooperativa Científica Europea sobre Fitoterapia (ESCOP) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconocen el uso de la hamamelis para curar las varices y las hemorroides. Sus hojas y corteza contienen entre el 8 y el 12% de los taninos con efectos astringentes (es decir, que cierra los poros y contrae la piel), antiinflamatorios y hemostáticos de toda la planta.

Para fortalecer las venas, el rusco (Ruscus aculeatus), también conocido como acebo menor o arrayán salvaje, es la planta de elección. También se le conoce como “la planta de las piernas ligeras” porque constituye un excelente alivio para la pesadez de piernas. Contiene un glucósido esteroide, la ruscogenina, utilizada en las pomadas para las hemorroides o las bolsas de los ojos. En efecto, su raíz, o más exactamente su rizoma, tiene virtudes diuréticas y vasoconstrictoras, lo que significa que contrae las venas.

La ruscogenina se utiliza habitualmente junto con la quercetina. Es un flavonoide con efectos antiinflamatorios que a menudo se asocia con la vitamina C, y a ella le deben sus propiedades medicinales tanto el ginkgo como la hierba de san juan. Hay que tomar de 200 a 400 mg tres veces al día.

El castaño de indias (Aesculus hippocastanum) contiene también taninos catéquicos, flavonoides, derivados purínicos y saponósidos triterpénicos. Éstos últimos constituyen la aescina, conocida por sus propiedades antihemorroidales. Se utiliza mucho en homeopatía.

En caso de emergencia, si no tiene cerca ninguna herboristería, puede utilizar cubitos de hielo. Huelga decir que sólo sirven para tratar las hemorroides externas. No aplique el cubito directamente sobre la piel, sino envuelto en una tela para evitar posibles quemaduras por el frío.

También puede aplicarse crema de aloe vera sobre la zona dolorida.

El tratamiento quirúrgico queda reservado para los casos más graves y como último recurso, si no se encuentra ninguna otra solución.