Expertos del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) exigen que el gobierno amplíe las restricciones establecidas en la “Ley Antitabaco” para alejar por completo el humo de los niños (en España más de 70.000 niños se ven afectados por el humo del tabaco), siguiendo las medidas que ya han adoptado países como Francia o Reino Unido. En estos países, además de eliminar el humo en los recintos deportivos, también se ha prohibido fumar en los vehículos que tengan al menos un niño como pasajero.

El tabaco mata cada año a 52.000 personas en España. Además, está relacionado con el 80% de los casos de cáncer de pulmón y es el principal factor de riesgo en la mitad de las muertes producidas por enfermedades cardiovasculares entre los varones de 30 y 44 años.

De ahí la necesidad de que el tabaquismo sea considerado como enfermedad crónica y, en consecuencia, se destinen todos los recursos necesarios para frenarla. Sólo de este modo se podrían reducir los costes sanitarios ocasionados por el tabaco a nivel mundial, que asciende a 1,4 billones de dólares.

Aunque pueda resultar un tanto frívolo presentar factores económicos a la hora de hablar de un problema de salud, lo cierto es que cada vez son más los estudios que se realizan desde ese punto de vista, esperando que ello motive a los gobiernos a la hora de buscar soluciones.

Fuente: Mark Goodchild, Nigar Nargis and Edouard Tursan d’Espaignet: “Global economic cost of smoking-attributable diseases”. BMJ. Mayo 2017.