Si es usted mujer, debe leer con especial atención lo que voy a contarle.

Es posible que haya oído hablar de la candidiasis vaginal, si es que no la ha padecido. Y es que es una infección muy frecuente, hasta el punto de que la mayoría de las mujeres la sufrirán alguna vez en su vida, y muchas más de una vez.

Pero ¿qué es exactamente? La candidiasis vaginal la producen hongos del género Candida, normalmente Candida albicans (el hongo más patógeno y virulento de las 200 especies catalogadas como Candida).

La Candida es un huésped habitual del ser humano, presente en diversas mucosas de cavidades naturales. Como muchos otros microorganismos, vive normalmente en la vagina de la mujer. Este hongo suele ser inofensivo, pero cuando se multiplica puede ser temible, hasta el punto de que él solo provoca prácticamente todas las infecciones vaginales. Hace 50 años apenas se veían casos, pero los tiempos han cambiado y actualmente es una de las principales causas de consulta de las mujeres al ginecólogo.

El hongo Candida albicans produce irritaciones en todas las zonas húmedas del cuerpo, especialmente en los genitales. Provoca quemazón, enrojecimiento y también ardor al pasar la orina por la zona afectada, dificultando incluso la micción. También complica las relaciones sexuales, que acaban siendo dolorosas.

Y eso no es todo.

Este hongo desencadena la acción de 79 inmunosupresores, sustancias que neutralizan las defensas naturales del organismo, abriendo la puerta a enfermedades más graves.

Y puede provocar también síndrome de colon irritable, asma, flatulencias, fibromialgia, fatiga crónica…

Además, tener muchas infecciones vaginales por Candida puede ser un signo de otros problemas de salud.

La mejor estrategia natural para frenar a la Candida

En el nuevo número de Plantas & Bienestar encontrará un completo artículo consagrado a ofrecerle la mejor estrategia de defensa natural con la que frenar la proliferación de este hongo.

Este artículo ha sido concebido y redactado por la Dra. Arnal, ginecóloga que conjuga una amplia experiencia a sus espaldas con una auténtica pasión por los saberes milenarios sobre aromaterapia y fitoterapia. Por lo tanto, en sus páginas encontrará mucho más que una receta para adquirir en la farmacia el clásico antibiótico con el que enfrentarse a la candidiasis, que es lo que sistemáticamente suelen prescribir los médicos.

La Dra. Arnal le hará comprender que existen numerosos factores que pueden favorecer la candidiasis, como por ejemplo ciertos medicamentos (encontrará el listado completo en el artículo), el estrés, el cansancio… pero también errores que con mucha frecuencia cometemos en nuestro día a día, como el uso de ciertas prendas de ropa o algo que sin duda muchas mujeres hacen cada vez que van a la piscina: dejarse puesto el bañador húmedo cuando no se seca rápido, en lugar de cambiárselo.

Pero sobre todo, lo que la Dra. Arnal revela en este artículo es un auténtico arsenal natural de lucha contra la Candida.

Para empezar, le propone comenzar con un tratamiento con aceites esenciales específicos de “eficacia-anticándida” comprobada, como la trementina, el tomillo vulgar 4 tuyanol o la verbena odorata.

Y si en su caso se le resiste, le propone someterse a un aromatograma, una técnica que se usa para medir el poder antibacteriano de cada aceite esencial. Los resultados permiten precisar el grado de sensibilidad de la Candida de cada paciente frente a diversos aceites esenciales, para poder realizar una prescripción adaptada al caso concreto de cada persona.

Además, hay ciertas plantas que pueden asociarse a los aceites en el tratamiento de la candidiasis, entre las que destacan el lapacho, el pie de león y la célebre equinácea (2 cápsulas de 300 mg cada mañana).

No puedo adelantarle más. Sólo recomendarle que pida ahora el ejemplar de este mes. La naturaleza tiene las soluciones perfectas ante todos los problemas de salud, y Plantas & Bienestar las pone cada mes en su mano.

¡Pídalo aquí! (podrá comprobar las condiciones de suscripción antes de efectuar el pago