Para tener celulitis casi es suficiente con ser mujer. Jóvenes o maduras, delgadas o no tan delgadas… ¡ni siquiera se libran las top models! De hecho, el 90% de las mujeres tiene celulitis, frente a sólo el 2% de los hombres.

Admirada en tiempos de Rubens o Renoir, en cuyos lienzos las mujeres exhibían orgullosas sus acumulaciones de grasa, hoy día es una de las principales preocupaciones estéticas de las mujeres, y más aún en verano.

Afortunadamente, hay soluciones para reducir eficazmente la “piel de naranja”.

El cuerpo femenino está adaptado para almacenar reservas

En promedio, el cuerpo de una mujer contiene un 25% más de células de grasa, a las que los médicos llaman adipocitos. Como siempre en el lenguaje médico, es una palabra complicada, útil para impresionar, pero básicamente muy simple: en griego, “adipo” significa grasa y “cito” significa célula, y por ello adipocito significa “célula de grasa”.

Pero volvamos a las mujeres. Según la teoría de la evolución, el cuerpo de la mujer se habría adaptado para maximizar sus posibilidades de  reproducción y de supervivencia de sus hijos. Desde la pubertad hasta la menopausia, pasando por los eventuales embarazos, el cuerpo de una mujer se prepara activamente a acoger y alimentar a los niños. Para ello, almacena alimentos en las caderas, el pecho, la parte interna de las  rodillas, las pantorrillas y a veces en otros lugares, como los hombros, el abdomen y otras partes debajo de la piel en forma de grasa.

La grasa es realmente una manera fantástica de almacenar calorías para los tiempos difíciles.

Nuestro cuerpo consume energía en tres formas: los glúcidos, las proteínas y los lípidos (grasas). Después de 24 horas de ayuno, se agotan las reservas de glúcidos (glucógeno). Después de 10 días, son las reservas de proteínas las que se agotan. A continuación, el cuerpo recurre a sus reservas de grasa, lo que puede llevar mucho más tiempo. Así, un adulto que mida 1,70 y pese 70 kg cuenta con 15 kg de  reservas de grasa, por lo que podría aguantar perfectamente 40 días sin comer.

Para lograr el objetivo de almacenar reservas, las mujeres tienen una ventaja especial respecto a los hombres, porque tienen las mayores áreas de almacenamiento en el pecho y las caderas, y  también, como hemos visto, porque tienen más células de grasa.

Y esto no es todo: ellas también producen hormonas, los estrógenos, que activan el almacenamiento de grasa. Estas hormonas se utilizan en la fabricación de píldoras anticonceptivas, y ésta es la razón por la que muchas mujeres ven que su celulitis empeora cuando toman la píldora.

Con todo este “equipamiento”, a muchas mujeres les resulta fácil acumular grandes reservas de grasa. Esto es muy bueno para el bebé, que se beneficiará de una leche con una buena cantidad de grasa. Pero para la mujer que se mira en el espejo del baño, o se prueba bikinis en un probador en un hermoso día de verano, esta ventaja puede parecer una auténtica maldición.

Tres tipos de celulitis

Para luchar eficazmente contra el aspecto de  piel de naranja, es imprescindible saber qué tipo de celulitis le afecta.

  • La celulitis adiposa es blanda al tacto. Aparece sobre todo cuando la comida es demasiado rica en grasa o en azúcar, combinado con la falta de actividad física.
  • La celulitis acuosa o infiltrada aparece en mujeres que practican poco o nada de deporte, en las mujeres con problemas circulatorios o de retención de agua. Una alimentación demasiado salada puede desencadenar este fenómeno. Las piernas que sufren de celulitis infiltrada se hinchan cuando hace calor o durante los vuelos en avión.
  • La celulitis fibrosa se ve al palpar; es una celulitis dura, a menudo dolorosa cuando se pellizca. Se distingue por su color violáceo, y el hecho de que su aparición sea más temprana hace que sea más difícil de eliminar.

Soluciones para combatir la celulitis

Aunque la celulitis tenga su origen en la alimentación, como ha visto en realidad es un mecanismo natural de su cuerpo, que fabrica sus reservas de grasa. Por ello la celulitis no va a desaparecer simplemente cambiando su dieta.

Obviamente, una dieta poco saludable, con exceso de grasa y azúcares, agrava la situación. Pero en realidad el arma nº 1 contra la celulitis es el masaje.

Masajes

Los masajes son el arma más eficaz contra la celulitis. Hay que realizarlos todos los días, si es posible mañana y tarde, para obtener los mejores resultados. Al mejorar la circulación sanguínea en la masa de la celulitis, favoreciendo los intercambios celulares y el drenaje linfático, estos masajes van a romper y eliminar las acumulaciones de grasa.

El método llamado “palpado rodado” es uno de los más eficaces. Con ayuda de las dos manos, oprima la zona sobre la que va a trabajar como si amasara pan, y luego hágala rodar desde abajo hacia arriba durante unos minutos. Si no es agradable, es buena señal. No obstante hágalo suavemente: un masaje demasiado violento puede enquistar la celulitis e impedir el drenaje.

Hay máquinas en el mercado, para usar en casa o en institutos de belleza, que actúan según el principio de palpado rodado. Son eficaces, pero los masajes manuales son la fórmula que da mejores resultados.

Se puede mejorar el efecto del masaje con un aceite anticelulitis. Aquí tiene una mezcla de aceites esenciales (AE) que puede hacer usted misma. Estimula la circulación de la sangre, la disolución de las grasas (lipólisis) y tiene propiedades antiinflamatorias.

Ingredientes: 1 ml de AE de ciprés, 1,5 ml de AE de citronella, 2,5 ml de AE de cedro del atlas, 15 ml de aceite vegetal de tamanu y 30 ml de aceite de argán o de aceite de sésamo (cantidad suficiente para 50 ml).

Instrucciones: Aplique de 10 a 20 gotas de la mezcla masajeando las zonas con celulitis mañana y noche. Hágalo todos los días durante 2 ó 3 semanas. Puede volver a repetir el ciclo pero dejando siempre una semana de descanso antes de la siguiente tanda de masajes.

Tenga en cuenta que la grasa de los adipocitos no puede desaparecer milagrosamente de su cuerpo. Algunas cremas adelgazantes que contienen cafeína pueden ayudar a los adipocitos a liberar grasa hacia la sangre, pero después hay que realizar ejercicio físico para quemarla y así eliminar la celulitis.

Ejercicio físico

El efecto deseado es similar al de los masajes: al mover los músculos, se producen presiones que reactivan la circulación de la sangre, lo que permite reactivar la circulación de la sangre y el líquido linfático. El deporte evita por ello el almacenamiento de grasa. Todos los deportes son buenos para disminuir la celulitis, pero los deportes acuáticos son los mejores gracias a fenómenos de drenaje acuático (masajes del agua). Se dice incluso que es más eficaz que el drenaje manual.

Todos los deportes que hacen trabajar la parte inferior del cuerpo son buenos, como bicicleta, y también correr o los ejercicios de abdominales y glúteos.

Beber

Es importante beber una cantidad razonable de agua al día (1 a 1,5 litros). Beber mejora la circulación y ayuda a eliminar los residuos. A la inversa, la mala circulación sanguínea y linfática dificulta la eliminación de los residuos y por lo tanto favorece el estancamiento de la sangre y de la linfa en la parte inferior del cuerpo. Esto le da a usted un aspecto congestionado que agrava la celulitis.

Aquí tiene una receta de infusión anticelulitis, que mejora la circulación de la sangre y tiene propiedades antiinflamatorias y antiedemas:

Ingredientes: 25 g de vid roja y 25 g de hamamelis.

Instrucciones: Prepare una infusión de 5 g de esta mezcla con 250 ml de agua hirviendo. Beber 2-3 tazas al día entre comidas. Haga este tratamiento durante 15 días a 3 semanas, y repita si es necesario. (1)

Los baños

Darse una ducha de agua fría en la zona afectada ayuda a combatir la celulitis, pues ayuda a estimular la circulación sanguínea. Para que sea verdaderamente eficaz, debe hacerlo todos los días. Se trata de adquirir el hábito de terminar la ducha diaria con un buen chorro de agua fría, subiendo desde los tobillos hasta la cintura. Termine con un masaje profundo con aceite adelgazante, según la fórmula que le di antes.

Además, puede tomar baños con plantas activas contra la celulitis y reafirmantes:

Ingredientes: Fucus vesiculosus, diente de león, cola de caballo y camomila.

Instrucciones: Haga una infusión con un puñado de cada una de estas plantas en 2 litros de agua. Deje enfriar, filtre y añádalo al agua del baño. (1)

Eso es todo. Tenga en cuenta que luchar contra la celulitis es, en última instancia, luchar contra la naturaleza, que no es fácil. Pero aunque es difícil o incluso imposible deshacerse totalmente de su celulitis, si pone en marcha todos los métodos anteriores verá una clara mejoría.

¿Quiere aportar algún “truco” de su propia cosecha? Le invito a compartirlo con el resto de lectores de Tener S@lud dejando un comentario un poco más abajo.

Fuentes:

(1) Recetas sacadas del libro “Ma petite herboristerie minceur” (Mi pequeña herboristería para adelgazar). Fabienne Milles & Sioux Berger.