Se está desarrollando una nueva terapia génica con el objetivo de ralentizar la progresión del párkinson, que es la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente en el mundo después del alzhéimer.

La prometedora terapia, desarrollada en la Unidad de Neurobiología Molecular de La Rioja, se basa en el estudio de los distintos mecanismos que afectan tanto al origen como a la progresión del párkinson.

En concreto sus esfuerzos se están centrando en el papel que juega la proteína alfa-sinucleina, biomolécula que supone el principal componente de las formas hereditarias de párkinson y que tiene una estructura muy diferente a la de las estudiadas hasta ahora dentro de las investigaciones centradas en esta enfermedad neurodegenerativa.

Gracias a este descubrimiento se han abierto nuevas líneas de investigación con el objetivo de crear una nueva terapia génica (manipulación de determinados genes para modificar la estructura de las células enfermas) para ralentizar la progresión de la enfermedad, y que podría ser administrada por vía intravenosa.

Fuente: Unidad de Neurobiología Molecular del área de Enfermedades Neurodegenerativas del Centro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR).