Los fallecidos por diabetes en Estados Unidos son 4 veces más de lo que las cifras de defunciones aseguran, según un reciente estudio llevado a cabo en dicho país. De este modo la diabetes no sería la causa del 3,3% de las muertes que hay en Estados Unidos al año, sino del 12%. Las nuevas cifras situarían a esta enfermedad en la tercera posición de las más mortales, en lugar del séptimo puesto que ocupa actualmente.

A esta conclusión se llegó tras analizar los datos de dos grandes encuestas nacionales centradas en salud y que atendieron especialmente a los niveles de A1C (promedio de azúcar en sangre en un período de dos a tres meses), presión arterial y colesterol, diferenciando entre las personas que sabían que eran diabéticas y las que no. Al comparar estas cifras con las que había en los certificados de defunción del país, descubrieron que en realidad había muchas más personas que habían fallecido por culpa de esta enfermedad de lo que se creía.

Según los investigadores, el hecho de que las muertes asociadas a la diabetes sean imprecisas es porque al final la muerte deviene por una serie de causas, tanto directas como indirectas con respecto a la diabetes, y no todas se registran. Es el caso, por ejemplo, de un fallecimiento debido a una enfermedad cardiovascular pero que en realidad ha sido consecuencia de la diabetes.

A este problema se añade que, generalmente, los diabéticos cuentan con un largo historial de complicaciones médicas, lo que finalmente empaña los datos de la causa de su fallecimiento. Esto ocurre sobre todo en los casos en los que la diabetes se origina entre 10 y 30 años antes de que fallezca el enfermo.

Fuente: Andrew Stokes, Samuel H. Preston: “Deaths Attributable to Diabetes in the United States: Comparison of Data Sources and Estimation Approaches”. Journal Plos Medicine. 2017