Los ductos biliares son los conductos por los que la bilis, el jugo digestivo que produce el hígado, es conducida hasta llegar al intestino delgado. La bilis resulta fundamental para descomponer las grasas, así como para ayudar al hígado a deshacerse de las toxinas y desechos que se acumulan en el organismo, por lo que un cáncer de los ductos biliares supone un grave riesgo de sufrir numerosas patologías. Por ello un equipo de investigadores ha conseguido diseñar ductos biliares en laboratorio capaces de llevar a cabo la misma labor.

Estos ductos biliares fueron creados a través de impresoras 3D y fueron trasplantados con éxito en varios ratones. Para ello se extrajeron colangiocitos (que recubren el árbol biliar y participan en la formación de la bilis) de los ductos biliares de un ratón y consiguieron que crecieran en una estructura creada por medio de tecnología 3D. Al trasplantarlos en otros ratones siguieron funcionando perfectamente, sustituyendo la labor de los conductos originales.

De demostrarse con éxito la eficacia de este procedimiento en personas, estaríamos ante un gran avance dentro de las terapias para tratar todo tipo de enfermedades hepáticas.

Fuente: Fotios Sampaziotis, Alexander W Justin, Olivia C Tysoe, Stephen Sawiak, Edmund M Godfrey, Sara S Upponi, Richard L Gieseck III, Miguel Cardoso de Brito, Natalie Lie Berntsen, María J Gómez-Vázquez, Daniel Ortmann, Loukia Yiangou, Alexander Ross, Johannes Bargehr, Alessandro Bertero, Mariëlle CF Zonneveld, Marianne T Pedersen, Matthias Pawlowski, Laura Valestrand, Pedro Madrigal, Nikitas Georgakopoulos, Negar Pirmadjid, Gregor M Skeldon,         John Casey and Wenmiao Shu: “Reconstruction of the mouse extrahepatic biliary tree using primary human extrahepatic cholangiocyte organoids”. Nature Medicine. Julio 2017.