Los hidrolatos (HA) son algo así como el hermano pequeño de los aceites esenciales (AE). Se obtienen en el mismo proceso de elaboración que los aceites esenciales, a partir de la destilación de una planta.

Este proceso es muy sencillo: en un alambique se coloca agua hirviendo debajo de la planta, de tal manera que el vapor de agua atraviesa los vegetales, libera sus moléculas aromáticas y las arrastra con él. A continuación, ese vapor repleto de las sustancias activas de la planta se enfría y se transforma en líquido.

En ese proceso de destilación las moléculas que son más ligeras y liposolubles flotan y se obtiene el aceite esencial. Por su parte, las moléculas que son más hidrosolubles, así como el agua, se quedan en el fondo y conforman el hidrolato, que tiene un olor parecido al de la planta original y normalmente es incoloro. Para terminar con el proceso de elaboración del hidrolato hay que filtrarlo para eliminar cualquier germen y guardarlo para su posterior uso.

Un hidrolato…

  • …No tiene nada que ver con un aceite esencial diluido aunque se elaboren por el mismo procedimiento (su perfil bioquímico puede ser similar o no al del aceite esencial de la misma planta).
  • …Es mucho más suave que el aceite esencial, y tiene diferentes y mayores usos.
  • …Es mucho más sencillo de utilizar que un aceite esencial.

Si aún no se ha iniciado en el apasionante mundo de los aceites esenciales y los hidrolatos, este mes en Plantas & Bienestar le invitamos a empezar por estos últimos. ¡Son sencillísimos de usar, muy eficaces y puede comenzar hoy mismo en su propia casa!

Por ejemplo:

Para facilitar la digestión. Mezcle a partes iguales HA de menta piperita, HA de albahaca y HA de manzanilla romana. Vierta una cucharadita de la mezcla en una taza de agua caliente y tómesela después de las comidas.

Para acabar con la candidiasis vaginal. Mezcle 5 ml de cada uno de los siguientes hidrolatos: HA de lavanda fina, HA de manzanilla común, HA de tomillo y HA de rosa y, con la ayuda de una pera (o bombilla de succión) introduzca la mezcla en la zona vaginal. Repita dos veces al día durante cinco días.

En caso de resfriado o sinusitis. Añada una chucharadita de hidrolato de ajedrea en una taza de agua caliente y tome la mezcla cuatro veces al día.

¿A que es facílisimo? Los hidrolatos son un auténtico hallazgo para quienes quieran empezar a utilizar los activos que nos proporcionan las plantas de esta forma tan pura y limpia. Y tienen infinidad de usos y aplicaciones.

En el próximo número de Plantas & Bienestar encontrará una guía esencial que le abrirá las puertas a toda esta riqueza. Descubrirá cómo elegir un hidrolato de calidad, cómo conservarlo, con qué 10 hidrolatos le aconsejamos empezar (albahaca, zanahoria, azahar, enebro, helicriso…), cómo utilizarlos (puros, diluídos, etc.), en qué dosificación y para qué dolencias.

¿Se apunta?

Solicite aquí el nuevo ejemplar de Plantas & Bienestar donde encontrará todo lo que necesita saber sobre los hidrolatos.