La grasa abdominal es un grave factor de riesgo de mortalidad, incluso mayor que la obesidad o el sobrepeso en general, según confirma el último estudio publicado en la revista Annals of Internal Medicine.

Esta conclusión se ha obtenido tras estudiar a más de 15.000 personas y constatar que aquellas que tienen grasa central (concentrada a la altura del abdomen, con un perímetro medido a la altura del ombligo superior a 102 cm en el hombre y de 88 cm en la mujer) tienen el doble de probabilidades de morir con respecto a las que son obesas pero cuyo exceso de grasa está repartido por todo el cuerpo.

La explicación se encuentra en el tipo de grasa que se acumula en la zona del abdomen, también llamada “grasa visceral”, que es metabólicamente más activa.

Esto a su vez se relaciona con una mayor resistencia a la insulina (y por tanto más riesgo de padecer diabetes), así como un peor perfil lipídico, mayores problemas inflamatorios y, en general, la presencia de muchos más factores de riesgo cardiovascular, que finalmente conducen a una muerte prematura.

Fuente: Karine R. Sahakyan, Virend K. Somers, Juan P. Rodriguez-Escudero, David O. Hodge, MS; Rickey E. Carter, Ondrej Sochor, Thais Coutinho, Michael D. Jensen, Véronique L. Roger, Prachi Singh y Francisco Lopez-Jimenez. “Normal-Weight Central Obesity: Implications for Total and Cardiovascular Mortality”. Annals of Internal Medicine. 2017