El efecto del tabaco en los fumadores pasivos sigue preocupando y cada vez son más los estudios que lo relacionan con todo tipo de enfermedades. El último es el que se llevó a cabo entre un total de 70.598 mujeres de toda Europa, todas ellas nacidas ente 1925 y 1950, y a las que se realizó un seguimiento desde 1990.

El estudio concluyó con un total de 1.239 mujeres que declararon haber desarrollado artritis reumatoide siendo adultas, y que a su vez estuvieron expuestas al humo del tabaco cuando eran niñas.

Los resultados obtenidos indican que la exposición al humo del tabaco durante la infancia aumenta el riesgo de padecer artritis reumatoide durante la edad adulta. En concreto supone un aumento del riesgo del 73%.

La artritis reumatoide es la enfermedad inflamatoria articular crónica más frecuente y son muchos los factores ambientales que se han asociado a su desarrollo, pero sin llevar a cabo estudios científicos. Gracias a este informe el tabaco es un factor que ya ha sido ampliamente analizado y demostrado.

 

Fuente: R. Seror, G. Gusto, M.C. Boutron-Ruault, and X. Mariette: “Passive smoking in childhood and history of chronic diarrhea increases the risk of developing rheumatoid arthritis (RA)”. Congreso Europeo Anual de Reumatología (EULAR) 2017.