No hay duda de que una alimentación saludable debe incluir suficientes frutas y verduras frescas, si es posible orgánicas y consumidas principalmente crudas o poco cocinadas.

También es muy importante que sean de temporada, lo que implica que sean de cultivo local, tanto por nuestra salud como por el medio ambiente. Y es que así se encuentran en su punto óptimo de maduración (en lugar de recogerse verdes y madurar artificialmente), se reduce el gasto de energía y de emisiones de CO2 que se emplean en su transporte (muchas veces desde la otra punta del planeta) y se evitan los monocultivos intensivos que agotan la tierra.

Llega la primavera. La naturaleza se despereza, dejando atrás el frío invierno. Es sabia y nos da en cada momento lo que nuestro organismo necesita. Empieza la estación del color, de las frutas delicadas y las verduras en su mejor momento. Podemos llenar nuestra despensa de fresones, de los primeros nísperos y albaricoques; de legumbres frescas, judías tiernas, finas cebollas y zanahorias…

Descárguese aquí el calendario que le hará más fácil saber qué fruta y verdura tomar ahora en primavera y en cada momento del año.