Un reciente estudio a nivel europeo ha puesto de manifiesto que tomar complementos de fitoesteroles (esteroles de origen vegetal) junto a una dieta variada, reduciría considerablemente el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares derivadas del colesterol alto.

Según este informe, si todos los adultos europeos de más de 55 años diagnosticados con colesterol alto tomaran 1,7 gramos de fitoesteroles al día, se evitarían 170.000 hospitalizaciones al año en todo el continente.

Los fitoesteroles se encuentran en algunos alimentos como el aceite de girasol o la soja, pero en cantidades muy pequeñas. Por ello cada vez queda más patente la necesidad de tomar complementos alimenticios en materia de prevención de enfermedades cardiovasculares. Son numerosos los estudios que han confirmado que esta suplementación contribuye significativamente a mejorar la calidad de vida de las personas.

Fuente: Christopher Shanahan and Robert de Lorimier: “Smart Prevention: Health Care Cost Savings & Supplements”. The Science behind the supplements (CRN).