Las mujeres que sufren o han sufrido cáncer de mama suelen presentar dos síntomas comunes: la fatiga y el deterioro cognitivo, por ejemplo con problemas de memoria o facilidad para perder la concentración. Pero un estudio ha demostrado que pueden mejorar su capacidad cognitiva si son activas físicamente.

Para obtener estas conclusiones sometieron a un grupo de 300 mujeres que habían superado recientemente un cáncer de mama, a una serie de cuestionarios y actividades para calcular su capacidad de atención, de memoria y multitarea. Además, se les dio un acelerómetro para medir su actividad física diaria.

Observaron así que las mujeres que mostraron unos niveles más altos de actividad (que iban desde ejercicio moderado a más intenso), también fueron las que obtuvieron mejores resultados en las pruebas de capacidad cognitiva. Y aunque el ejercicio estuvo acompañado de fatiga, esta fue moderada. Los investigadores señalan que con 10 minutos de marcha rápida al día es suficiente para empezar a obtener beneficios.

 

Fuente: Diane Ehlers, Susan Aguiñaga, Josh Cosman, Edward Mcauley: “The effects of physical activity and fatigue on cognitive performance in breast cancer survivors”. Breast Cancer Research and Treatment. Agosto. 2017