¿Se imagina lo que debe ser sentir un dolor profundo y difuso de forma constante? ¿Y que además vaya acompañado de otros síntomas como fatiga, cistitis, trastornos del sueño, del ánimo o digestivos, sin darle apenas tregua? Uno solo de estos trastornos podría acabar fácilmente con cualquiera, ¡así que imagínese lo que deben ser todos juntos!

Es la fibromialgia, un síndrome doloroso crónico de origen desconocido. Pues ahora imagínese sufrirlo y chocar con la incomprensión de los médicos, algo que ocurre con más frecuencia de la que sería deseable.

“Doctor, me duele todo”

Esas cuatro palabras deberían poner en alerta a los médicos de que el paciente a quien tienen enfrente puede sufrir fibromialgia. Y más aún cuando las pruebas de laboratorio a las que se le somete para intentar diagnosticar su enfermedad no arrojan ninguna alteración.

En ese momento, muchos médicos llegan incluso a pensar que se trata de una mera somatización. Otros se centran simplemente en los problemas orgánicos que tiene el paciente (dolor, cuadros depresivos, colon irritable, cefaleas…) y comienzan a administrarle fármacos para cada problema concreto: analgésicos, antiinflamatorios, opiáceos, antidepresivos…

Sin duda algunos medicamentos pueden mejorar los síntomas concretos, pero tienen numerosos efectos indeseables, más aún cuando se combinan dos, tres, cuatro o incluso más. Y con el agravante añadido de que frecuentemente los pacientes de fibromialgia son muy sensibles a los fármacos.

Un calvario cotidiano

Quienes sufren fibromialgia también se suelen encontrar con la incomprensión de su entorno laboral o familiar, que no alcanzan a comprender qué le pasa a esa persona que está siempre cansada, dolorida pero que no sabe bien qué le duele, deprimida…

Para que se haga una idea de hasta qué punto el dolor interfiere y paraliza la vida de quienes sufren este problema, eche un vistazo a estas preguntas, que son algunas de las que forman un cuestionario elaborado para intentar ayudar a diagnosticar mejor la fibromialgia:

cuestionario de impacto
* Cuestionario de impacto de la fibromialgia del Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña.

El cuestionario es bastante más largo, pero estas primeras preguntas muestran hasta qué punto la enfermedad interfiere en la vida diaria de quienes la sufren, incapaces muchas veces de realizar las tareas cotidianas más elementales, dar un simple paseo o tener una vida social normal. Muchos acaban abandonando su trabajo, lo que los termina aislando más aún.

¡Hay soluciones!

Quienes pasan por semejante calvario no son ni uno ni dos, sino del 2 al 6% de la población, en su gran mayoría mujeres.

¿Qué decir a quienes lo sufren? Yo, con el Dossier que hemos preparado este mes en la mano, quiero transmitirles algo fundamental: esperanza. Y no es un simple deseo, sino que lo digo desde el profundo convencimiento de que un plan integral de acción (ejercicio, dieta y los suplementos adecuados) pueden dar la vuelta totalmente a la situación y lograr una mejoría real.

Y eso es exactamente lo que contiene el Dossier de este mes de octubre de 2014: la información clave que le ayudará a comprender mejor lo que le pasa y las pautas que le permitirán tomar un papel activo en su salud y lograr un cambio radical en su calidad de vida. Con este Dossier, sabrá:

  • Qué papel juega el estrés en la fibromialgia y las formas más eficaces de neutralizarlo.
  • Contra el dolor: reequilibrar los neurotransmisores. Conocerá la función que desempeñan la serotonina, el GAGA, la dopamina, la noradrenalina y el glutamato y cómo mantenerlos en los niveles adecuados.
  • Los productos químicos que debe eliminar de su alimentación y de su vida, pues desencadenan y cronifican multitud de enfermedades y quienes padecen fibromialgia son especialmente sensibles a ellos.
  • Las plantas y las algas que debe probar (pues mejoran ciertos síntomas).
  • Atención al gluten y la lactosa si además sospecha una intolerancia alimentaria.
  • Por qué debe practicar ejercicio físico (aunque le cueste encontrar la motivación para hacerlo) y qué ejercicios y con qué frecuencia debería hacerlo.
  • La lista de suplementos alimenticios que van a ayudarle, con sus dosis y efectos secundarios. ¡Atención! Deberá consultar con su médico antes de utilizarlos, pues pueden ser muy eficaces pero tienen contraindicaciones, sobre todo si usted ya está tomando medicamentos.

Tenga muy en cuenta que la fibromialgia es un síndrome doloroso crónico y no existe hoy por hoy un tratamiento que lo cure. Pero si, en lugar de mostrarse impotente, usted toma un papel activo, los síntomas se atenúan, se espacian y en algunos casos acaban por desaparecer. Este Dossier le ayudará a lograrlo. Consígalo ahora en este enlace.

Para más información sobre los Dossiers puede ver este vídeo. ¡A su salud!

¿Sufre usted, o alguien de su entorno, de dolores intensos sin un motivo aparente? Le invito a compartir su experiencia con el resto de lectores dejando un comentario un poco más abajo.

Fuentes:

  1. Cuestionario de impacto de la fibromialgia