Un estudio australiano realizado sobre cerca de 400.000 personas ha hallado nada menos que una evidencia genética que vincula ciertos problemas cardiovasculares con el consumo de determinados tipos de café(1).

Así, las personas que sufren presión arterial alta, angina de pecho o arritmia serían propensas de forma natural a beber menores cantidades de café o a preferir el descafeinado, en comparación con quienes no padecen este tipo de problemas.

Para su estudio los investigadores utilizaron datos del Biobanco de Reino Unido y analizaron el consumo habitual de café de los participantes, comparándolo con sus niveles iniciales de presión arterial sistólica y diastólica, así como con su frecuencia cardíaca.

De esa forma se ha demostrado que, de algún modo, la genética regula activamente nuestros gustos y necesidades guiando nuestras decisiones para protegernos de aquello que nos hace daño. ¡Pocas veces el dicho de “la Naturaleza es sabia” había tenido tanto sentido!

Nota de Salud en 1 Minuto: 1, 2, 3 tazas… La cantidad de cafés diarios recomendados es un tema sobre el que han corrido ríos de tinta y del que nos hemos hecho eco en numerosos artículos. Este texto le ayudará a salir de dudas a este respecto.

Fuente:

  1. Hyppönen E, Zhou A. “Cardiovascular symptoms affect the patterns of habitual coffee consumption”. Am J Clin Nutr. 2021 Mar 12: nqab014.

Fuentes:

  1. Hyppönen E, Zhou A. “Cardiovascular symptoms affect the patterns of habitual coffee consumption”. Am J Clin Nutr. 2021 Mar 12: nqab014.